Ecologistas en Acción denuncia que La Ribera soporta niveles de ozono que dañan la salud





Uno de cada tres navarros ha respirado este año aire contaminado por ozono, según las conclusiones de un informe elaborado por Ecologistas en Acción en el que se precisa que la Ribera y la Montaña soportan niveles de ozono que dañan la salud, los bosques y los cultivos.

El estudio puntualiza que 230.000 habitantes de Navarra han respirado aire contaminado por ozono durante la primavera y el verano de 2016 según los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y recomienda reducir el uso de automóviles privados, mejorar las técnicas industriales,sustituir los disolventes orgánicos, y rebajar de forma "drástica" la producción eléctrica en centrales térmicas.

La coyuntura meteorológica, el cambio climático, el repunte del tráfico, el fraude en las emisiones de los automóviles y "la apuesta del Gobierno central por las energías sucias en detrimento de las renovables", son para Ecologistas en Acción algunas de las causas "de un problema que afecta de manera estructural a la salud de la ciudadanía, pero también a los cultivos y espacios naturales".

El informe, que ha analizado los datos recogidos en 9 estaciones oficiales de medición de ozono instaladas en Navarra, señala que la contaminación generada desde Pamplona, las autopistas y autovías, y las centrales térmicas de Castejón se extiende por el territorio, "afectando a zonas más alejadas y rurales en la forma de ozono troposférico".

Para Ecologistas en Acción, éste es un asunto que "debería abordarse como un problema sanitario de primer orden", aunque admite que si se toma como referencia no el valor recomendado por la OMS sino el establecido por la normativa, "más laxo", no habría población respirando aire contaminado por ozono ya que el nivel legal "por primera vez en años no se ha incumplido en ninguna estación".

En todo caso añade que la Agencia Europea de Medio Ambiente estima en "1.800 las muertes prematuras en el Estado español por la exposición a niveles de contaminación por ozono como los registrados en la Ribera y la Montaña de Navarra durante 2016".

Y subraya que las personas más afectadas por la contaminación por ozono son los niños, los ancianos, las mujeres embarazadas y las personas con enfermedades respiratorias y cardiovasculares crónicas.

Ecologistas en Acción alude también a los costes sanitarios derivados de esta contaminación y que rondan los 5.000 millones de euros al año, un 0,33 % del PIB español, según el Banco Mundial, sin considerar el coste de los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales.

Critican además que la información a la ciudadanía por parte de las administraciones públicas "no es ni adecuada ni ajustada a la gravedad del problema", y denuncian que el Gobierno de Navarra "lleva años omitiendo" los "preceptivos" planes de mejora de la calidad del aire en la Ribera, "una negligencia que está poniendo en peligro la salud de sus 190.000 habitantes".

Comentarios