Fitero recordó a los republicanos fusilados en la villa en 1936



 


Pedro Pérez Bozal

La incapacidad de instituciones como el Ayuntamiento de Fitero, cuyo equipo de gobierno se dice muy sensible respecto a injusticias de otros territorios, ayer fue compensado por la sociedad civil. Y es que varios fiteranos recordaron al medio centenar de fusilados por el mero hecho de tener ideas progresistas. 

Uno de los asesinados fue el alcalde Jacinto Yanguas Fernández, que ni siquiera cuenta con una calle en el municipio ribero, y otro el exalcalde Donaciano Andrés, que tampoco aparece en el callejero de la villa.

Recuerdo en el Primero de Mayo

El cementerio de Fitero acogió el acto de recuerdo desarrollado el Primero de Mayo. Javier Fernández, portavoz del PSN-PSOE en el consistorio local, explicó que los asesinos de los republicanos fiteranos, cuyos cuerpos reposan en el camposanto local, "están más olvidados" que sus víctimas. 

Menchu Huete, Barda Forcada, Elsa Díaz, Merce Alvero y Manoli Huete leyeron los nombres de las víctimas fiteranas del golpe de Estado de 1936 y los txistus de Manuel Frías, Judith Alvero y Martín Alvero, con José María Latorre a la caja, pusieron la nota musical con el Himno de Riego. 

La jornada memorialista se cerró con una comida celebrada en el Bar Groucho tras haber arrancado con una quedada en la histórica Casa del Pueblo del primer municipio navarro que gobernó el PSOE: Fitero.