La alarmante falta de proyecto de Navarra Suma en Fitero se cronificará si algunos creen que que la salud del municipio guarda relación directa con el número de 'me gustas' y retuits que consiguen las publicaciones que comparten en las distópicas cuentas de Facebook del Ayuntamiento de Fitero (donde la izquierda no existe) y de UPN Fitero.

La mala situación de Fitero tras cuatro décadas de gobiernos conservadores, y la falta de liderazgo que arrastra la derecha a nivel municipal, complica que se cambien las preocupantes dinámicas locales. Y no se cambiarán si el que aspiraba a cambiar el municipio solo es capaz de cambiar la comunicación local y la dirección del tráfico en algunas calles. 

Porque el programa electoral que presentó Na+ en 2019 lo podrían haber presentado en Funes o Andosilla, los presupuestos prepandémicos que presentaron para 2020 los podrían haber presentado en Andosilla y Funes, y el proyecto estrella que han presentado para los muy importantes fondos Next Generation es merecedor de que el alcalde se marche a su casa tras haberse disparado un 77% el sueldo en plena pandemia. 

Que se inviertan tantas energías políticas en fiestas y redes contribuye a que haya asuntos trascendentales para Fitero que han cogido más polvo que los cuadernos de música que sorteó Bécquer antes de toparse con 'El Miserere'. 

Y eso podría explicar que más del 80% del dinero que el Ayuntamiento de Fitero le han pedido a Bruselas sería invertido para hacer una vía verde a Baños de Fitero (que tendría un coste de alrededor de 2 millones de euros) y reformar el Paso de las Monjas (800.000), que es un proyecto que cuenta con elementos interesantes para el municipio... pero quizá no a ese precio. 

Seguidismo

También errará Miguel Aguirre Yanguas si continúa con el seguidismo que está realizando hacia UPN, véase el contraste entre el pretérito silencio público sobre la carretera del Polígono Industrial y las prisas actuales. 

O la idea de llevar a una comisión del Parlamento de Navarra una propuesta para que el Gobierno de Navarra pagase 230.000 euros de una hipotética reforma del Cine Calatrava. La letra pequeña era antológica: la propuesta se hizo fuera de plazos presupuestarios y el Ayuntamiento de Fitero no contemplaba pagar ni un solo céntimo de la obra. Peor imposible. 

En definitiva, que en poco más de dos años es difícil dar muestras de un nivel político tan bajo. Al menos el alcalde tiene por delante casi dos años de legislatura y en este tiempo hará bien en cumplir dos medidas que ha anunciado: posibilitar la llegada de nuevos ingresos vía energías renovables e intentar aminorar las pérdidas de la Residencia. Su tercer favor sería marcharse. 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours