El escrache sufrido en su propio domicilio por el alcalde de Murchante Luis Sancho (PSN-PSOE) por la adopción de medidas en las 'no fiestas' de la localidad sigue provocando reacciones en el plano político navarro. 

Si ayer fue su partido el que salió en su defensa, hoy ha sido el Gobierno foral el que le ha mostrado su solidaridad a través del vicepresidente segundo del Ejecutivo foral, José María Aierdi. El miembro de Geroa Bai ha expresado su "rechazo a ese tipo de comportamientos y exigir un respeto de las diferentes opiniones y a las posiciones de las distintas localidades de Navarra".

Aierdi cree que "la población en general está entendiendo que las medidas que se están planteando" por la situación sanitaria "son razonables y buscan un equilibrio entre la salud de las personas y el impulso de la actividad económica, el ocio y la libertad individual de las personas".

El número tres del Gobierno foral asegura que "se producen situaciones en esta (Murchante) y otras localidades que no podemos de ninguna manera compartir. Es un camino que no nos lleva a ninguna parte porque dejar de tomar estas medidas nos llevaría a un proceso en el que el resultado agravaría la situación".

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours