Izquierda-Ezkerra realizó este pasado jueves un balance sobre los dos primeros años de legislatura de Navarra Suma al frente del Ayuntamiento de Tudela. 

"Falta de participación"

La coalición progresista integrada por Batzarre e IU denunció la "falta de participación y transparencia", la "gestión deficiente", la "inacción" y el "enfrentamiento con otras entidades o administraciones" de Alejandro Toquero. 

La eliminación de los presupuestos participativos, la unilateralidad a la hora de suprimir el taller arqueológico de San Nicolás, la inclusión de un campo de golf en la EMOT, la recurrente estrategia de Na+ de no responder a las preguntas en los plenos y la utilización partidista de las redes sociales del equipo de gobierno fue motivo de protesta por parte de IE, que asegura que sus adversarios "engañan con sus mensajes, tergiversan y en ocasiones mienten directamente". 

"Gestión deficiente"

El equipo liderado por Olga Risueño explica que "la creación de 8 puestos de libre designación convierte la estructura de gobierno de Na+ en la más cara de todos los gobiernos municipales que ha tenido Tudela en democracia, con un coste anual de mantenimiento que asciende a 426.790 euros, frente a los 233.000 euros que costaba la estructura en la legislatura que nosotros lideramos el gobierno municipal, es decir 193.790 euros más cada año. Solo la estructura creada alrededor de la alcaldía de Toquero representa un coste de casi 200.000 euros anuales por encima de la de la anterior legislatura". 

"Entre los puestos más llamativos se encuentran la nueva jefa de gabinete de alcaldía. Así, el sueldo del alcalde (48.890 €) es muy superior al del anterior alcalde (26.362 €), sustituyeron a la secretaria y le aumentaron el sueldo a 37.000 € (antes era de 28.000 €) y la nueva jefa de gabinete supone un coste de 49.800 € anuales", añaden. 

Y creen que a Na+ "no le importa incrementar puestos y sueldos de sus cargos de libre designación, mientras a la vez despide a trabajadores municipales sin notificarlo previamente ni a sindicatos ni a la oposición, como ocurrió con la plantilla que aprobaron para 2021. Y que a posteriori, en el caso de la veterinaria, han tenido que dar marcha atrás tarde y mal, ahora previsiblemente tendremos que estar un año sin esta figura. Y además, a todo esto, hay que recordar el cobro irregular de dietas el alcalde de Tudela, Alejandro Toquero". 

IE también opina que "en estos dos años Tudela ha empeorado en la limpieza viaria, cantinela constante de Na+ en las pasadas elecciones municipales. El presidente de la Mancomunidad de la Ribera, Fernando Ferrer, se ha enfrentado a empresas, partidos políticos y tribunales, con la falta de diálogo por bandera, y como consecuencia de su mala gestión, Tudela sigue sucia". 

Falta de ayudas

La coalición progresista afirma que "en 2020, ya durante la pandemia de la COVID, Na+ anunció a bombo y platillo ayudas a los hosteleros y a los comercios, algo que no puso en marcha hasta meses después. Y finalmente recibió más dinero del Gobierno de Navarra para ayudas (824.779,87 euros) que las que el Ayuntamiento acabó repartiendo (662.000 euros). En servicios sociales han gastado 220.000 de los 500.000 euros anunciados, y las ayudas a los comerciantes han sido 442.000 euros de los 700.000 previstos. En resumen: anunciaron 1,2 millones de euros en ayudas municipales y repartieron 662.000 euros, a pesar de que recibieron 824.779,87 del Gobierno de Navarra". 

El principal partido de la oposición señala que "los gastos superfluos" en Tudela "no dejan de hacerse y aumentarse. Desde contratar por 1.000 euros a un asesor para la iluminación navideña, hasta pagar al comienzo de la legislatura más de 4.000 euros por un nuevo logotipo para Tudela cuando todavía no se había implantado el anterior, adjudicándolo además a un antiguo socio de Fernando Ferrer, al que también le han adjudicado la nueva imagen de la Mancomunidad. Por no hablar de los 10.000 euros que han gastado en un estudio jurídico sobre el arreglo y la gestión público-privada de la plaza de toros, estilo de gestión por la que apuestan claramente, pues recientemente aprobaron la gestión indirecta del nuevo complejo deportivo. O gastos como el reloj de fiestas, los repetidos gastos de imagen y marketing poco justificados, en pósters publicitarios, lonas … En resumen, una gestión deficiente". 

"Inacción"

Izquierda-Ezkerra recuerda que el presupuesto de 2021 "es el más bajo desde 2017" y "no está pensado para una época de pandemia ni postpandemia, ya que no han incorporado ni aceptado nuestra propuesta de elaborar un Plan de Reactivación económica . Todo ello sumado a la faltada búsqueda de subvenciones y un alto consumo del remanente". 

Otro asunto preocupante para ello es la "inacción" de los concejales Anichu Agüera y Fernando Ferrer, que según IE "no están preparados para las áreas que llevan". También denuncian que Na+ "ha dejado de gestionar las viviendas sociales y podemos decir que los servicios sociales están prácticamente desatendidos y eso se debe a la visión paternalista y caritativa que tienen de la atención social. Sus acciones son meramente asistenciales y las ayudas no aumentado en la misma proporción que el número de personas que las necesitan". 

"Enfrentamiento con otras entidades o administraciones"

Izquierda-Ezkerra asegura que "Na+ y Alejandro Toquero ejercen la política municipal como si estuviéramos en la Casa Blanca con su anterior inquilino, utilizando medias verdades o exageraciones y muchas veces fabricándolas y/o amplificándolas en las redes sociales". 

"Si el día de antes de ir a negociar algo para tu ciudad sales en las redes sociales faltando el respeto a la otra parte", explican, "difícilmente vas a conseguir un clima de entendimiento razonable y eso está ocurriendo en Tudela con Na+ y su alcalde a la cabeza, como ejemplo la solicitud de financiación para la rehabilitación del estadio".


Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours