El alarmante crecimiento de la factura de la luz estaba dejando en mal lugar al Gobierno de España y las hemerotecas estaban manchando la imagen de PSOE y Unidas Podemos. Esta situación ha obligado al Ejecutivo a estudiar la posibilidad de acometer varias rebajas fiscales. Aquí van las 4 claves de este asunto:

1- El Estado español sufre la factura eléctrica más cara de Europa... tras haber disfrutado de la más baja porque Rodrigo Rato decidió que iba a domar la inflación para entrar en el euro con una jugada entre irresponsable y electoralista: congelar la tarifa de la luz para posponer su pago. 

2- Zapatero, también por irresponsabilidad y electoralismo, dejó engordar ese diferimiento. El mercado, en vez de 'autorregularse' en el ideal liberal, siguió dopado y el PSOE solo movió ficha cuando vio que la 'pella' era de 20.000 millones de euros. 

3- Alrededor del 60% del precio de la luz son impuestos (el IVA, el déficit de la tarifa engordada durante dos décadas o una prima a las renovables que no se diseñó de forma adecuada). El Gobierno ha sopesado suprimir el impuesto sobre la electricidad (5,1%), que es un impuesto similar a los que gravan al alcohol o el tabaco y que tenía como origen compensar al sector minero en los 90.

4- Pero el Gobierno podría apostar finalmente por aplicar una medida inmediata, rebajar el IVA del 21 al 10%. Es cierto que la luz al fin se colocará impositivamente entre los bienes de primera necesidad. Pero este parche menguaría ingresos al Estado, que necesita equiparar la presión fiscal al resto de la UE para mantener servicios. 

Y esta decisión nos hace recordar que el Gobierno tendría más recursos para modular precios de la luz si Endesa no se hubiese privatizado porque el PSOE y PP decían que no era eficaz en manos del Estado español. Lo curioso es que ahora está en manos del Estado italiano. 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours