ELA ha reclamado una reforma fiscal en Euskadi y en Navarra que establezca unos recargos o impuestos específicos sobre la riqueza, "en aras de contribuir a paliar las necesidades de la actual crisis sanitaria, económica y social", aseguran. 

El sindicato asegura que quiere poner encima de la mesa dos propuestas: "por una parte, establecer un tipo mínimo efectivo y sin excepciones en el Impuesto sobre Sociedades para que las empresas paguen, al menos, el 25 % de los beneficios obtenidos; por otra, aplicar un recargo de entre el 1 y el 10 % al Impuesto sobre el Patrimonio y las Grandes Fortunas, lo que permitiría recaudar 2.000 millones de euros en Euskadi y 500 millones en Navarra en un año". 

"Se trata de que la gente y las empresas con más dinero aporten una pequeña parte de su capital para paliar los efectos de la COVID-19 y poder sostener los servicios públicos, las prestaciones sociales... Es una cuestión de justicia", asegura Mikel Noval, responsable del Gabinete de Estudios del sindicato.

Navarra y Euskadi seguirían la dinámica marcada por la UE o EEUU

El sindicato recuerda que el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) ha propuesto que los gobiernos apliquen un impuesto de solidaridad específico a las rentas altas y a los patrimonios. Del mismo modo, Joe Biden, presidente de Estados Unidos, hizo pública su propuesta de reforma fiscal, centrada en aumentar de manera importante el impuesto sobre sociedades. Además, esta semana el Gobierno español ha nombrado una Comisión para proponer una reforma fiscal, con el objetivo también de aumentar los Impuestos sobre Sociedades y Patrimonio

Cabe recordar que ELA lleva mucho tiempo denunciando la injusticia del actual sistema impositivo, "así como que el nivel de recaudación es mucho menor que en otras partes de la Unión Europea. Un ejemplo de ello es el informe en el que señalaban que las principales empresas de Euskadi pagaban en el Impuesto sobre Sociedades solo el 7,6 % de sus beneficios".

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours