Unidas Podemos podría convertirse en una fuerza consolidada en la política navarra a partir de 2023. La coalición progresista liderada por Podemos e Izquierda Unida solo se presentaba aliada en Navara en las generales y en algunas citas municipales. 

Pero esta distancia entre ambos socios podría achicarse tras el triunfo en primarias en el mes de marzo de Alberto Garzón, reelegido como coordinador federal de Izquierda Unida tras recabar más del 76% del apoyo de sus bases y el 81% de compromisarios. 

El ministro de Consumo ha asegurado que las alianzas con Podemos han dibujado un panorama "irreversible" de unidad de la izquierda estatal sin que este hecho conlleve la desaparición de Izquierda Unida o su conversión en una herramienta más parecida a una asociación que a un partido político. 

Begoña Alfaro también apuesta por la unidad

Begoña Alfaro también es partidaria de la unión de la izquierda transformadora. La nueva coordinadora autonómica de Podemos en Navarra venció con más del 65% de los apoyos de las bases moradas y una de sus primeras medidas fue organizar sendas reuniones con Izquierda Unida y Batzarre con el ánimo de facilitar alianzas futuras. 

Cabe recordar que Batzarre ya ha dado por finalizada su etapa en Izquierda-Ezkerra. Este partido navarro ha insinuado que estaría interesado en integrarse en una hipotética coalición de Unidas Podemos en Navarra en 2023 tanto a nivel autonómico como municipal. 

Faltaría por ver cuál es la intención de la actual dirección de Izquierda Unida en Navarra y también de la próxima, ya que también hay convocadas primarias a nivel autonómico para relevar en el liderazgo a Marisa de Simón (que ha anunciado que no se presentará a la reelección). 

Objetivos

Las reticencias de Izquierda Unida hacia Podemos por el culebrón que se vivió en el partido morado en Navarra durante la pasada legislatura facilitó que Unidas Podemos no se presentase a las forales de 2019 como coalición. 

Este hecho fue facilitado por Izquierda Unida, que dejó vía libre a sus federaciones para acudir en solitario o unirse a Podemos. Y los resultados en solitario fueron muy decepcionantes en casi todos los territorios. Esta debacle provocará que el equipo de Alberto Garzón vaya a trabajar de forma decidida para que en 2023 la marca Unidas Podemos no solo sea estatal. 

Especialmente visible podría ser este acuerdo en Navarra. Y es que en 2019 Izquierda-Ezkerra estuvo a punto de perder la representación a nivel autonómico tras casi tres décadas y perdió la alcaldía de Tudela (donde Podemos se quedó fuera al no llegar al 5% del voto exigido para obtener representación). 

Los integrantes de Unidas Podemos, también por separado, se quedaron fuera del Ayuntamiento de Pamplona a pesar de las fuerzas que lo componen sumaron más del 8% del voto y, en caso de haberse unido, podrían haber obtenido hasta dos concejales. 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours