Pedro Pérez Bozal

La cirbonera María Victoria Chivite Navascués preside Navarra gracias a que en agosto de 2019 fructificase un pacto entre el partido en el que milita desde los veinte años, el PSN-PSOE y otras fuerzas progresistas como Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra (amén de la abstención de Euskal Herria Bildu).

Con Chivite, que se fogueó como concejal en Cintruénigo y Valle de Egüés, saltó a Madrid para ser la portavoz socialista estatal en el Senado y posteriormente fue elegida secretaria general del PSN-PSOE en 2014, hablamos en e-Ribera.com de los asuntos concernientes a Navarra en general y a la Ribera en particular. 
 
¿Qué balance hace de su primer año y medio como presidenta de Navarra? 

Un tiempo intenso, en el que cada día nos enfrentamos a un reto, con un enorme aprendizaje y mucho trabajo. Pero creo que toda crisis es una oportunidad y en este caso la pandemia va a acelerar transformaciones que ya estábamos implantando, como la digitalización, los modelos de producción y consumo más sostenibles y las políticas de cohesión tanto social como territorial, pongo por caso, todo lo que tiene que ver con la lucha contra la despoblación. 

¿Qué le pide a 2021? 

Salud para que podamos ir recuperando el pulso de cierta cotidianeidad y por supuesto podamos relanzar la economía al tiempo que seguimos comprometidos con unas políticas públicas cohesionadoras de protección a los colectivos que más necesidades tienen. 

Respecto a la gestión de la crisis sanitaria, Geroa Bai se ha mostrado crítico con el PSN y ha denunciado en varias ocasiones un supuesto "seguidismo" de su partido hacia las posturas del PSOE a nivel estatal. ¿Le afectan especialmente las críticas de su principal socio de Gobierno? 

Las críticas políticas si son constructivas son bienvenidas siempre. Y si se hacen desde la lealtad, creo que es sano que los partidos tengan su espacio para explicar sus propuestas y sus opiniones. 

Hay cierto runrún mediático por el supuesto retraso de Navarra en la campaña de vacunación contra la COVID. ¿Está yendo tarde la Comunidad Foral? 

Navarra tiene una estrategia prudente y previsora que, con el paso de los días y las informaciones que vamos conociendo respecto al ritmo de producción y envío de las farmacéuticas se está demostrando más que acertada. Mantenemos una reserva estratégica para garantizar que, en caso de incidencia con el suministro, tenemos reserva para que la segunda dosis llegue a quienes están ya en el plazo de recibirla.

Más aún cuando hablamos de población vulnerable, como está siendo este primer momento de la vacunación. Se dará la paradoja de que vamos a tener más capacidad de vacunar que vacunas disponibles, porque, superada la fase de vacunación residencial y de personas con gran dependencia no institucionalizadas, que implica mayor complejidad logística, y por tanto, un ritmo más lento, los siguientes grupos de población van a ser más sencillos de ordenar, por lo que se incrementa la capacidad de vacunar. 

En todo caso, veremos cómo afecta a la llegada de vacunas la situación que se está produciendo con alguna farmacéutica. Porque lógicamente el suministro no depende de Navarra, y nuestra planificación dependerá de que lleguen más o menos vacunas.

¿Cómo están sus relaciones con Navarra Suma? 

Navarra Suma está en una estrategia de polarización que no beneficia a nadie. La sociedad navarra merece que el primer grupo de la oposición tenga altura institucional, y esté por construir. El problema de Navarra Suma es que es una operación fallida, que se ha situado en la irrelevancia política y que no tiene proyecto para Navarra. Más aún cuando en el interior de ese grupo hay quienes cuestionan nuestra propia esencia como comunidad foral. 

Si Navarra Suma ha decidido no ser útil a Navarra, será su decisión, pero el Gobierno de Navarra va a seguir adelante con propuestas de calado, con un profundo compromiso con el presente y el futuro de la comunidad, por supuesto con la Ribera,y trabajando con quien esté por trabajar y aportar, haciendo del diálogo y la búsqueda de acuerdos nuestra manera de entender el ejercicio del cargo público. 

Por cierto, es grave que los partidos de Navarra Suma, UPN, PP y Ciudadanos, hayan votado en contra del decreto para los fondos europeos en el Congreso. Eso del cuanto peor, mejor, van a tener difícil explicarlo a la ciudadanía y a las empresas y entidades que necesitan esos fondos. 

Izquierda Unida y ELA exigen una reforma fiscal de forma inmediata. ¿Por qué no son partidarios de llevarla a cabo en este momento? 

Navarra tiene una fiscalidad exigente y vamos avanzando en cuestiones que nos parecen justas, como la supresión de los módulos, y también en lo que tiene que ver con la lucha contra el fraude fiscal. Evidentemente, monitorizamos y estudiamos el funcionamiento de cada impuesto y tenemos claro que sin recaudación no hay Estado del Bienestar. 

Por tanto, entendemos que la fiscalidad tiene que ser justa, debe permitir garantizar la suficiencia de los servicios públicos, y estar armonizada con el entorno, como bien dice nuestro Convenio Económico para evitar disfunciones o efectos colaterales no deseados. 

¿No cree que obras como el TAV supone regresar a los años en los que UPN hipotecaba décadas futuras con proyectos faraónicos? 

Un tren de altas prestaciones es necesario para contribuir a la vertebración territorial, a la conexión con el resto de España y de Europa en tiempos razonables, permite afianzar un modelo más sostenible de transporte, y hablo de emisiones contaminantes, pero también, no hay que olvidarlo, el tren es necesario para el transporte de mercancías de manera más rápida y más sostenible. 

Por tanto, el desarrollo implica infraestructuras, no debemos engañar a nadie con otros discursos, y el objetivo es que tengan el menor impacto posible y sobre todo que permitan ir a un modelo más sostenible. Pero quedarnos aislados implica no avanzar y yo diría, que retroceder. 

Usted se declara republicana. ¿Cómo se siente militando en un partido que ejerce de puntal imprescindible de la monarquía española? 

Muchos socialistas tenemos espíritu republicano. Pero somos ante todo respetuosos con las instituciones y cualquier debate sobre el modelo de Estado debe hacerse con serenidad y desde luego desde un amplio consenso porque ante todo hemos de preservar la estabilidad y la garantía de la democracia además del buen funcionamiento del sistema. 

María Chivite posa en el Palacio de Navarra
La presidenta María Chivite posa en el Palacio de Navarra.

El PSN pedía en 2019 un tercer centro de salud para Tudela y la carta de capitalidad para la ciudad. ¿Cuál es la posición actual de su partido sobre ambos asuntos? 

Como ya hemos dicho, este año tenemos que definir lo que atañe a la financiación local y por supuesto somos conscientes de que Tudela debe tener una financiación como cabecera de comarca con base en los servicios que presta. 

En cuanto a sanidad, estamos haciendo importantes mejoras e inversiones en el Hospital Reina Sofía y en un proceso de impulso a la Atención Primaria. Y quiero recordar que el actual presupuesto destina más de 1.200 millones a Salud, que es, con claridad, el área a la que dedicamos más recursos: el 28 por ciento del gasto no financiero. 

El alcalde de Tudela Alejandro Toquero la tiene muy presente en sus habituales manifestaciones a través de las redes sociales. ¿Cómo es su relación con él? 

Tengo un gran respeto por todas las instituciones y admiro el trabajo de la política municipal. Desde esa perspectiva, con el alcalde de Tudela tengo contacto directo cuando tengo que tenerlo, y a través del resto de mi Gobierno para las cuestiones más específicas y del día a día, porque evidentemente tenemos que trabajar en muchos temas que afectan a la ciudadanía y por nuestra parte siempre vamos a estar por colaborar. 

La lealtad y la confianza se construyen con hechos, igual que se destruyen con hechos también. Por tanto, en lo que a mí respecta, espero que trabajemos por Tudela con espíritu constructivo porque quienes estamos al frente de las instituciones nos debemos, por encima de las siglas, a toda la sociedad, no solo a quienes nos han votado. Es muy importante tener eso siempre presente. 

¿Cuáles cree que son las principales necesidades de la Ribera? 

Hay una inversión que es prioritaria y que es una demanda histórica en la Ribera que es el Canal de Navarra. Y este Gobierno ha impulsado ya la segunda fase, lo cual era una demanda desde hace años. Pero también avanzamos en conectividad, en comunicaciones y en atraer e impulsar inversiones industriales, además de seguir con las medidas de innovación en el ámbito rural, que contribuirán también a fijar población en localidades pequeñas y, por tanto, favorecer la cohesión. También estamos trabajando en materia de vivienda, y de avance en todo lo que son servicios fundamentales. 

¿Qué piensa del Polígono de Tiro de Bardenas? 

Somos un país que está en la OTAN y debe tener una estrategia en materia de defensa, y eso implica que debe haber infraestructuras y entrenamientos. Es una cuestión que se ha hablado con el Ministerio de Defensa desde hace años, pero si de momento no hay alternativa, lo que tenemos que pedir es que, mientras el polígono tenga que estar, se garantice la información y la seguridad. 

Entiendo que no debió ser agradable ver como en Cintruénigo aparecen pintadas amenazantes contra su persona. ¿Cómo lo vivió? 

Una cosa es la crítica política y otra determinados mensajes que nada tienen que ver con eso. Yo asumo que va con el cargo esa crítica, pero en absoluto se puede ir más allá. Y sufro sobre todo por mi madre, por mi familia, que no tienen por qué ver alterada su vida y su cotidianeidad por cuestiones de las que no son responsables. Lo preocupante es que hay una estrategia de determinados sectores ideológicos de polarización, desestabilización, que se sabe como empieza pero no cómo acaba. Y ahí está lo que ha ocurrido en Estados Unidos. Algunos deberían tomar nota.
Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours