Los maquis fue la guerrilla de resistencia antifranquista que operó en España entre los años cuarenta y mediados de los sesenta del siglo pasado. Sus componentes eran elementos desgajados del ejército republicano que, tras haber pasado a Francia, regresaban a su tierra con ánimo de hacer caer al Régimen fascista instaurado tras el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. 

Muchos de estos guerrilleros eran parte del ejército con el que el PCE intentó invadir España principalmente a través del Val d'Aran y del Valle del Roncal. Pero el fracaso de esta operación militar desembocó en que algunos de estos elementos se echaran al monte para luchar de forma activa contra la dictadura. 

Cierto es que el cambio de estrategia del PCE a partir de 1956, año en el que Santiago Carrillo aboga por el 'pacto de reconciliación nacional', apuntilla la pervivencia de unos grupos que actuaron en condiciones muy precarias. 

Navarra

Francisco Roda en 'El maquis en Navarra' (Revista Príncipe de Viana, ISSN 0032-8472, Año nº 51, Nº 189, 1990, págs. 269-302) explica que la resistencia guerrillera en la postguerra española no tuvo demasiada continuidad en tierras navarras. 

"A diferencia de otras regiones en las que la actividad guerrillera después de la invasión del Valle de Arán -19 de octubre-, se estructuró y prolongó creando amplios núcleos de resistencia armada al franquismo, Navarra no contó con agrupaciones armadas, de tal forma que los movimientos guerrilleros no llegaron a asentarse permanentemente en su territorio", asegura. 

Roda explica que "los maquis que penetran en octubre de 1944 por las mugas pirenaicas y por el Bidasoa no lo hacen pensando en establecer en suelo navarro un lugar de resistencia, sino en utilizar las peculiaridades del terreno y la posición geográfica como zona de 'paso' y como vía de penetración para llegar a objetivos situados en el interior de España. Se producirán evidentemente choques armados, pero el maquis no creará aquí un núcleo resistente". 

El historiador afirma que "es de imaginar que semejante proyecto estuviese en mente de los máximos dirigentes guerrilleros, pero posteriormente la sucesión de acontecimientos y las circunstancias internas de la provincia servirían para confirmar al movimiento guerrillero de la no conveniencia de establecerse, ello provocará que los objetivos sean llegar a conectar con el interior y con otras organizaciones y agrupaciones que en esos momentos se estaban creando al amparo de la invasión". 

Memoria

La sombra del maquis, siempre dada a la leyenda, fijó en el imaginario colectivo de algunas zonas montañosas la pervivencia de estos guerrilleros por encima de la realidad. Aunque también es cierto que las huellas de estos luchadores se hacían notar

Juan José Úcar en Gerinda Bai recuerda que tras la fallida invasión por Roncesvalles, Salazar y Roncal algunos guerrilleros "tomaron la Cañada Real de los Roncaleses y progresaron hacia la Bardena, llegando al sistema ibérico hasta las agrupaciones del Maestrazgo y Levante". 

Sobre la llegada de algunos guerrilleros en Bardenas, Úcar recoge el testimonio de Leonardo Pina Cambra, Bardenero mayor en 2013, natural de Cadreita y nacido en 1927: "Recuerda que en aquellos meses que cuando iban a trabajar en los campos de la Bardena, concretamente al ir a la cabaña del Plano, veía que faltaban víveres del arcón". 

"E incluso cuando los pastores colgaban en la puerta del corral alguna oveja muerta con basquilla, por la noche, desaparecía. Todos achacaban su falta al maquis que temporalmente se cobijaban en La Negra, mientras progresaban a las agrupaciones de la península", añade. 

Recuerda Úcar que "en la Bardena no hubo agrupación guerrillera estable, pero sí fue zona de tránsito. La Bardena fue una vasta zona de refugio, tal como había ocurrido con los republicanos fugados durante la Guerra Civil". 

"Según cuenta Gudelia Abendaño Mendi, de Carcastillo, nacida en 1929 e hija labradora en la Bardena,  se corría en el pueblo que Nicanor Napal de Murillo miembro fundador de la UGT en 1930  posible integrante del maquis visitaba a su hija  la Ramonita  en 'El Corral de Calvo' en el monte de Carcastillo", añade. 

Los maquis operaron en Navarra hasta principios de los sesenta y su última tarea de relevancia fue el intento de saboteo de la central eléctrica del pantano de Irabia el 19 de agosto de 1961. En la acción, supuestamente dirigida por el carismático y controvertido Valentín González 'El Campesino', murió un guardia civil y fue herido otro miembro de la Benemérita. 

Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours