Las obras de restauración del puente de Cortes sobre el Canal Imperial se iniciaron el pasado mes de octubre con un presupuesto de 252.407,26 euros. El objetivo de la intervención es reparar y estabilizar esta infraestructura que cuenta con casi 230 años de vida. Tras su restauración, que incluye también la mejora de su acceso, podrá seguir siendo utilizado por peatones y ciclistas.

El director general de Cultura – Institución Príncipe de Viana, Ignacio Apezteguía, acompañado por la directora del Servicio de Patrimonio Histórico, Susana Herreros, ha visitado las obras de restauración del puente de Cortes. Además, han estado presentes el alcalde de Cortes, Fernando Sierra, y el arquitecto del proyecto, Javier Sancho, jefe de la Sección de Patrimonio Arquitectónico de Gobierno de Navarra.

Esta obra hidráulica está fechada alrededor de 1796, cuando se terminaron los trabajos del Canal Imperial, y su valor histórico es importante. Se da el caso de que es el único que queda en pie de su tipología (con un arco, de ladrillo y con pretiles de piedra sillar) y mantiene unas condiciones aceptables de conservación.

Solamente otros cinco más, de tipología diferente, se conservan íntegros en este canal. Se trata del puente Formigales, en Fontellas; Valverde, en Mallén; Acequia de Pedrola, en la Ribera de Jalón o Clavería en Garrapinillos, y el de la Almenara de Casablanca, en Zaragoza.

Salvado de la demolición

El puente de Cortes estuvo a punto de ser demolido en 1977, cuando se construyó otro puente que salva la carretera NA-5200, que pasa por Buñuel. Según refleja el estudio realizado por los técnicos de la Institución Príncipe de Viana, Javier Sancho y Alicia Huarte, el puente tenía que haberse derribado una vez finalizada la construcción del nuevo.

El pliego de condiciones establecido por el Canal Imperial de Aragón el 14 de mayo de 1975, decía que “Navarra quedaba obligada a demoler a sus expensas el actual puente sobre el Canal”. Sin embargo, el jefe del Departamento del Bocal propuso su conservación por su valor histórico-artístico. La razón esgrimida para su conservación era que estaba datado en los tiempos de la fundación del Canal, por Pignatelli. El entonces director de Obras Públicas, Florentino López Istúriz, no dio la orden para que fuera demolido, lo que ha permitido su conservación hasta nuestros días.

El proyecto de reparación de la infraestructura comprende los trabajos necesarios para "recuperar o reponer algunos aspectos deteriorados o perdidos de sus fábricas, para deshacer o retirar en la medida de lo posible las actuaciones que son perjudiciales para la fábrica y para solventar también, en la medida de lo posible, las causas de algunas patologías, con el objetivo de mejorar las condiciones que puedan garantizar su conservación", explicó Javier Sancho.

En este sentido hay que indicar que, “pese a su deterioro actual, el estado de los materiales es suficientemente bueno, desde el punto de vista estructural, pero presentan degradaciones o deterioros de distinto origen y alcance que afectan en algunos casos al aspecto del puente y en otros a su futura conservación”.

Ampliada la exposición Yacimiento Alto de la Cruz

En el castillo de Cortes, la doctora Glòria Munilla de la Universitat Oberta de Catalunya, comisaria de la exposición, mostró al director general de Cultura la ampliación de la muestra permanente ‘Yacimiento del Alto de la Cruz’, que próximamente se abrirá al público.

El 1 de octubre de 2017 se inauguró en un ala del castillo de Cortes la primera fase de la exposición sobre el Alto de la Cruz, un yacimiento de la protohistoria de referencia internacional. La visita comienza con una explicación delante de la estratigrafía del arqueólogo Maluquer de Motes, sobre las diferentes ocupaciones, complementada con la presentación de su equipo entre cuyas herramientas destaca su inseparable cinta métrica, y continúa con el comentario de una línea del tiempo con los diferentes hitos de las excavaciones desde su descubrimiento hasta la actualidad.

La muestra combina vitrinas en las que se presentan materiales y recursos del método arqueológico utilizado en la investigación del yacimiento con los hallazgos y resultados científicos obtenidos en las campañas de excavación. Los materiales se exponen agrupados temáticamente: murallas, formas de vida y manifestaciones rituales, acompañados de textos y dibujos explicativos. También se pueden ver unos facsímiles de las dos publicaciones, agotadas hace muchos años, sobre El Alto de la Cruz.

En esta ampliación se ha mejorado la línea del tiempo y se ha añadido otra referida a la historia de los trabajos en el yacimiento con acontecimientos internacionales.

Además, en la sala de exposición se ha introducido una vitrina sobre la vida diaria en la que se intenta reproducir la sensación de estar viendo una alacena con tres grandes cerámicas de almacenamiento, tres de cocina, dos silbatos, cuatro útiles de sílex y una espátula de hueso, y dos recipientes con trigo y cebada carbonizada.

En las cuatro vitrinas preexistentes se han cambiado los fondos y la cartelería, con lo que se consigue una mejora notable en la visualización de las piezas, y se han colocado soportes de seguridad a todas las obras susceptibles de vuelco.

Se han incorporado, además, un conjunto de 10 canas, piezas tradicionalmente atribuidas al juego, pero que recientemente se interpretan como medidas de peso. Así mismo cabe destacar la presentación de una de las piezas más importantes por su difícil conservación: un adobe con restos de pintura mural.

Una de las novedades que presenta la ampliación ha consistido en la introducción de dos grandes paneles con dibujos del ilustrador de arqueología Iñaki Diéguez. Uno de ellos da la bienvenida al visitante en el pasillo previo al inicio de la exposición y el otro está colocado al final de la muestra.

Como curiosidad se puede indicar que en las dos ilustraciones se reconocen a personas del pueblo que han posado para la realización de este trabajo. Entre ellos figura Antonio Lalaguna, el vecino de Cortes que descubrió por casualidad en 1946 el yacimiento.

La Sección de Bienes Muebles y Arqueología de la Dirección General de Cultura, ha colaborado en la preparación y montaje de esta exposición. Así, se ha realizado la valoración del estado de conservación de las piezas, tanto las nuevas como las ya expuestas en la fase primera, se ha asesorado en la realización de soportes y se han manipulado para su correcta instalación en las vitrinas.

La comisaria de la exposición, la doctora Munilla, agradeció a la Institución Príncipe de Viana su decidida colaboración en el proyecto del Yacimiento del Alto de la Cruz, desde su inicio hasta la actualidad. El alcalde de Cortes, Fernando Sierra, ha manifestado, asimismo, su deseo de “abrir la exposición al público lo antes posible”.
Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours