Navarra Suma... y sigue con su apuesta por el desprecio al euskera en la Ribera. Ayer fue la concejala tudelana Anichu Agüera, que es a su vez presidenta del Comité Local de UPN en la capital del sur de Navarra, la que en el pleno del Ayuntamiento de Tudela volvió a demostrar su falta de empatía con la lengua navarra. 

Marisa Marqués, de IE, le interpeló porque en un folleto sobre violencia de género se marginó al euskera de las cuatro lenguas escogidas para informar, y Agüera, ni corta ni perezosa, señaló que todo el que sepa euskera debiera saber castellano. Fuentes del consistorio señalan a e-Ribera.com que las palabras de la concejala son propias de fuerzas "euskarófobas". 

Una vez más

Por esta regla de tres, Navarra Suma admite en público que no tiene ningún reparo en que el euskera desaparezca a pesar del destrozo cultural que este hecho supondría para la Comunidad Foral. No es la primera vez que UPN intenta eclipsar al euskera con una lengua extranjera, vean el PAI y comprobarán que la derecha navarra está feliz con la inmersión en el idioma global del capitalismo, el inglés. 

Esa misma derecha es alérgica a que sus hijos siquiera tengan la posibilidad de contar con una optativa de la lengua de su tierra (quizás porque cierto analfabetismo conservador relacionaba al euskera con ETA, como si el euskera lo hubiesen inventado Txapote y Josu Ternera para que no les entendieran los guardia civiles de la frontera con Francia). 

No comprende esta derecha ibérica que el día de mañana, si siguen así, el castellano también podría tener un problema ante la hegemonía de la lengua anglosajona (que gracias a los países colonizados culturalmente por EEUU tras la II Guerra Mundial, véase España, ya ha superado al mandarín como idioma con mayor número de hablantes): 

Ver vídeo a partir del minuto 03:50:00:



Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours