La prensa navarra, en líneas generales, sigue abstrayéndose de la situación de Bardenas. Este parque natural y reserva de la biosfera lleva siete décadas sometido al bombardeo del Ejército español a pesar de que es una estepa semidesértica única de Europa que se supone que está protegida por la Unesco. 

UPN y PSN incumplieron sus repetidas promesas de desmantelar en 2008 el polígono de tiro, que en principio seguirá abierto como mínimo hasta 2028. Los ayuntamientos congozantes, que se frotaron las manos al ver que el Ministerio de Defensa a finales de 2018 duplicó el pago del canon de la utilización de los terrenos (de 7 a 14 millones de euros anuales), podrían quedarse en menos de ocho años sin terrenos ni cobros ya que en 2014 el Gobierno de España declaró Bardenas como Zona de Interés para la Defensa. 

Y este hecho permitiría al Ejecutivo expropiar los terrenos si los ayuntamientos optaran en diciembre de 2028 por renunciar al contrato de arrendamiento que les inyecta en las arcas públicas 400.000 euros por consistorio. Esta cantidad, según denunció ARIZ, sirve para "comprar voluntades".

"Cortijo" 

La Junta de Bardenas se gastó 944.000 euros entre 2010 y 2016 en concepto de viajes, comidas, aguinaldos o dietas. Este organismo controlado por UPN (casi tres décadas de presidencia de José Antonio Gayarre, apenas tres años de Julián Isla y otros cuatro de José María Agramonte) está legitimado por el PSN, que siempre ha mirado hacia otro lado mientras aceptaba los privilegios de este organismo calificado por Geroa Bai como "cortijo".

Miembros del PSN en la Ribera, escasamente socialistas y obreros, participaron con total naturalidad en algunos de los desmanes de la Junta de Bardenas, que organizó un bochornoso viaje en 2006 de 8 días a Egipto sin personal técnico que tuvo un coste de 64.843 euros. 

34 personas disfrutaron de esta vergüenza en la que los agasajados viajeros llegaron incluso a pasar a la Junta de Bardenas por cada día de asistencia al viaje. La Cámara de Comptos, alarmada por semejante esperpento de un organismo donde sigue funcionando el 'pacto del Régimen', aseguró en 2017 que este tipo de gastos "no responden a la utilización racional de los recursos públicos ni al principio de buena gestión". 

¿Protector de Bardenas?

Greenpeace y otras organizaciones llevan años reclamando que Bardenas se convierta en un Parque Nacional. Seguramente no le interesa a Navarra Suma y PSN (que se queda la gestión del turismo). Ni tampoco a los medios que suelen omitir los bombardeos del parque, cuyo acceso a partir de 2021 será de pago.

Y es que la Junta de Bardenas apuesta por una comunicación mediática buenista en la que se recalcan los concursos de fotografías de las aves acosadas por el ruido militar o por las iniciativas en las que se intenta mezclar a niños y Medio Ambiente. De hecho, la última novedad anunciada por la Junta es que van a invertir 230.000 euros en crear una aula-taller de arqueología.

Parte de la prensa navarra está encantada con semejante show y hasta medios serios como Navarra Capital se dedican a perpetrar panegíricos como el titulado "José María Agramonte, el protector de Bardenas". ¿Protector de Bardenas? ¿No les da vergüenza? 

El sueldo de Agramonte se duplicó en dos años

En el publirreportaje, patrocinado por una entidad tan controvertida como el Banco Sabadell ("hay que crear un Podemos de derechas"), Agramonte alardea de haber rechazado en convertirse en diputado autonómico de UPN y de realizar una "alejada del ruido político"... pero omite que desde agosto ejerce como delegado del partido conservador en la Ribera. 

Navarra Capital, siempre pendiente de asuntos económicos, obvio los números por un día y se olvidó de preguntarle a Agramonte por qué su sueldo se ha duplicado entre 2017, 17.000 euros anuales, a 2019, 35.000 euros anuales a cambio de veinte horas extra al mes.
Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours