sábado, 10 de octubre de 2020

El misionero fiterano Emilio Bermejo agradece el apoyo económico que ha recibido su proyecto en Guatemala






La misión salvatoriana en San Pablo (Guatemala) que está coliderada por el fiterano Emilio Bermejo Rupérez, que hace cuatro meses lanzaba un SOS, ha agradecido el apoyo económico recibido un SOS a través de una carta que pasamos a reproducir: 

"Estamos en el séptimo mes desde el inicio del confinamiento que trajo consigo el hambre a tantas familias por falta de trabajo. Como sabéis, la primera en reaccionar positivamente ante esta situación fue la parroquia aportando sus reservas para poder alimentar a las familias en necesidad. Seguido nos unimos la comunidad salvatoriana y Amsala, enviando a nuestros amigos, socios de AMSALA y familiares el SOS que recibisteis hace 4 meses y al que respondisteis en pocos días de una manera tan absolutamente asombrosa e inesperada:

- 247 personas, familias o comunidades aportasteis 57.821,- euros (474.132,20 quetzales)
- En Guatemala se sumaron 35 aportes más con lo que el dinero disponible para alimentos
fue de 61.383,75 euros (506.867,80 quetzales).

No habíamos esperado tanta generosidad, pero así fue. Casi no lo podíamos creer. Con ese dinero el consejo parroquial pudo repartir 3.538,5 quintales (162.8 toneladas) de maíz y 28.026,- libras (12.7 toneladas) de frijol a aproximadamente 2.300 familias en 5 diferentes repartos lo que hace un total de 7.524 “raciones” o entregas sin distinction de religion, edad o clase social. Un hermoso y ejemplar gesto de solidaridad tanto de vosotros los donantes como de la Parroquia de San Pablo. Afortunadamente la vida normal esta volviendo a las calles, aunque el virus no se haya ido. Toca todavía tener paciencia y esperar.

Emilio y Rodolfo hemos acabado contagiados del 'animalito', por lo que estamos en cuarentena. Somos asintomáticos, al menos por el momento.

Que Dios, Padre bueno, siga cuidando de vosotros y de nosotros y siguiendo vuestro ejemplo haya cada vez más corazones solidarios y fraternos en nuestro mundo. Pasad, por favor, esta nota a los mismos contactos que pasasteis la anterior. Hay muchos donantes que no conocemos y no tenemos sus datos para agradecerles personalmente. Os recordamos también que estos donativos se pueden deducir en la declaración de la renta, aportando los datos a AMSALA para que haga el certificado correspondiente".