jueves, 1 de octubre de 2020

Varios colectivos navarros reivindican la sanidad pública en el Día Internacional de las Personas Mayores




Por: AMONA - ANAPEN – ANAPP – FP CC.OO – LACARRA –
ONEKA - PENTSIONISTAK MARTXAN - SASOIA – UJP UGT

Este año celebramos el día de las personas mayores en medio de una terrible crisis
socio-sanitaria que ha tenido en las personas mayores las consecuencias más
graves y letales: Nuestro sentido recuerdo de todas las víctimas de la Covid-19,
especialmente de tantas personas de edad avanzada que han muerto, muchas de
ellas, en la soledad más absoluta, sea en sus hogares, hospitales y en centros
residenciales.

El impacto estremecedor que ha tenido esta pandemia en las Residencias y Centros
de Mayores ha convulsionado de tal manera a la opinión pública que ha abierto una
profunda brecha de desconfianza en este modelo residencial. Navarra es la cuarta
Comunidad del Estado con mayor porcentaje, nada menos que el 80%, de personas
fallecidas en Residencias. Nuestra salud no puede depender del negocio de
empresas privadas y mucho menos de fondos buitre. Caminar hacia Residencias
Públicas exige un control riguroso del dinero público. Por ello exigimos con urgencia
medidas drásticas a nivel de recursos, equipos y medidas de seguridad, condiciones
de trabajo dignas en cuanto a salarios, ratios adecuados, mayor control e inspección
por parte de la administración de las condiciones en las que se cuida a las personas
residentes.

Nuestro Sistema de Salud se ha enfrentado a una pandemia inimaginable, es cierto,
pero determinadas carencias, con los desastrosos efectos derivados, nos demandan
una mirada crítica y unos cambios urgentes. El sistema público de salud debe cubrir
las necesidades sanitarias en las Residencias. Los recursos de la Atención Primaria
no han podido cubrir la ingente demanda existente y muchas personas se han visto
abandonadas a su suerte, tanto en los centros como en sus casas. Se necesitan más
recursos para que el primer servicio de salud pública al que acude la ciudadanía
pueda responder con eficacia. Cada vez aparece como más necesario también un
Servicio de Atención a Domicilio capaz de atender a la gente en sus domicilios.
Reforzar el Sistema de Salud Pública y evitar el deterioro de la Ley de Dependencia
son requisitos elementales en estos críticos momentos.

Hablamos de medidas y hablamos de recursos. Hay muchas necesidades y muchos
intereses en juego. Nuestras exigencias y urgencias, las de las personas mayores,
tienen que encontrar una respuesta adecuada a la hora de repartir los fondos
europeos. Además hay que incrementar los ingresos en las arcas públicas a través de 
un sistema fiscal más progresivo en el que los que más tienen más pagan,
persiguiendo la evasión y el fraude fiscal, poniendo tasas al capital y a las
operaciones financieras y sin descartar incrementar el impuesto de sociedades.
Estamos hablando de salud y vejez digna. Lo necesitamos y lo merecemos.

Esta crisis ha quebrado muchos aspectos de la vida de la gente mayor. El miedo y la
soledad hoy atenazan la vida diaria de muchos y muchas de nosotras. Espacios de
encuentro como nuestras asociaciones y clubes han dejado de proporcionarnos esa
ayuda compartida de la que disfrutábamos, en ese amplio abanico de actividades
lúdicas y deportivas. Vamos a necesitar reinventar nuevas fórmulas y espacios
seguros de relaciones y para ello vamos a tener que contar con las diferentes
instituciones, a las que pedimos tengan en cuenta la problemática de las personas
mayores y sus necesidades. Hoy más que nunca tenemos que hacer visible que la
vida, una vida digna, de los/las mayores también importa.

Nuestra generación ha tenido la suerte de abrir caminos, romper moldes, luchar por
una vida digna, con derechos y libertades. Hemos generado muchas energías
solidarias a lo largo de estas décadas en muchos ámbitos de nuestras vidas y
tenemos reservas para continuar dando lo mejor para que nuestra sociedad sea un
poco más justa y próspera. Hoy en este 1 de Octubre queremos renovar ese
compromiso vital que ha forjado nuestras vidas y que nos sigue dando aliento para
seguir adelante.

Y en el Día Internacional de las Personas Mayores no quisiéramos finalizar este
comunicado sin recordar la lucha de los/las pensionistas en defensa de un Sistema
Público de Pensiones, que debe garantizar unas pensiones públicas y dignas.


URRIAREN 1A, ADINEKOEN NAZIOARTEKO EGUNA.

Aurten, adinekoen eguna ospatzen dugu, krisi soziosanitario ikaragarri baten erdian.
Krisi horrek ondorio larrienak eta hilgarrienak izan ditu adineko pertsonengan:

Covid-19ko biktima guztiak oroitzen ditugu, bereziki, hil diren adin handiko
pertsonak, horietako asko, beren etxeetan, ospitaleetan eta egoitza-zentroetan,
erabateko bakardadean.
Pandemia horrek Zaharren Egoitzetan eta Zentroetan izan duen eragin izugarriak
kolokan jarri du iritzi publikoa, mesfidantza-tarte handia zabaldu baitu egoitza-eredu
horretan. Egoitzetan hildako pertsonen ehuneko handiena (%80) duen Estatuko
laugarren erkidegoa da Nafarroa. Gure osasuna ezin da enpresa pribatuen
negozioaren menpe egon, eta are gutxiago putre-funtsen menpe. Egoitza
publikoetara joateko, diru publikoa zorrotz kontrolatu behar da. Hori dela eta,

premiazko neurri zorrotzak eskatzen ditugu baliabide, ekipamendu eta segurtasun-
neurriei dagokienez, eta lan-baldintza duinak eskatzen ditugu soldatei, ratio egokiei,

administrazioak kontrol eta ikuskaritza handiagoa izan dezan egoiliarrak zaintzeko
baldintzei dagokienez.
Gure Osasun Sistemak imajinatu ezinezko pandemia bati egin behar izan dio aurre,
egia da, baina zenbait gabeziak, ondorio penagarriekin, begirada kritikoa eta
premiazko aldaketak eskatzen dizkigute. Osasun sistema publikoak egoitzetako
osasun beharrak bete behar ditu. Lehen Mailako Arretaren baliabideek ezin izan
diote aurre egin dagoen eskari izugarriari, eta pertsona asko beren kabuz utzi dituzte,
bai zentroetan bai etxeetan. Baliabide gehiago behar dira herritarrak joaten diren
lehen osasun publikoko zerbitzuak eraginkortasunez erantzuteko. Gero eta
beharrezkoagoa da etxez etxeko laguntza zerbitzua ere, bere etxeetan jendea
hartzeko gai dena. Osasun Publikoaren Sistema indartzea eta Mendekotasunaren
Legea ez hondatzea funtsezko baldintzak dira une kritiko hauetan.
Neurriez ari gara, eta baliabideez ari gara. Behar eta interes asko daude jokoan.
Gure eskakizunek eta larrialdiek, adinekoek, erantzun egokia aurkitu behar dute
Europako funtsak banatzeko orduan. Gainera, diru-kutxa publikoetan dirusarrerak
areagotu egin behar dira, gehien dutenek gehiago ordaintzen duten zerga-sistema

progresiboago baten bidez, zerga-ihesa eta iruzurra zigortuz, kapitalari eta finantza-
eragiketei tasak ezarriz eta sozietateen gaineko zerga gehitzea baztertu gabe.

Osasun eta zahartzaro duinaz ari gara. Behar dugu eta merezi dugu.
Krisi honek jende helduaren bizitzako alderdi asko hautsi ditu. Beldurrak eta
bakardadeak gutako askoren eguneroko bizitza arintzen dute. Gure elkarte eta
klubek eta antzeko topaguneek ez digute jada ematen lehendik geneukan laguntza
partekatua, jolas- eta kirol-jardueren aukera zabal horretan. Harremanetarako
formula eta gune seguru berriak asmatu beharko ditugu, eta, horretarako, hainbat
erakunde beharko ditugu, adinekoen eta haien beharren arazoak kontuan har

ditzaten. Gaur, inoiz baino gehiago, agerian utzi behar dugu bizitza duina,
adinekoena ere garrantzitsua dela.
Gure belaunaldiak zortea izan du bideak irekitzeko, moldeak hausteko, bizitza duin
baten alde borrokatzeko, eskubide eta askatasunez. Hamarkada hauetan zehar,
energia solidario asko sortu ditugu gure bizitzako esparru askotan, eta erreserbak
ditugu gure gizartea bidezkoagoa eta oparoagoa izan dadin onena ematen
jarraitzeko. Gaur, urriaren 1ean, gure bizitzak sortu dituen eta aurrera egiteko
adorea ematen digun bizi-konpromiso hori berritu nahi dugu.
Eta Adinekoen Nazioarteko Egunean ez genuke jakinarazpen hau amaitu nahi
pentsiodunek pentsio publiko eta duinak bermatu behar dituen Pentsio Sistema
Publikoaren alde egiten duten borroka gogoratu gabe.

DEIALDIA
AMONA - ANAPEN – ANAPP – LH CC.OO – LACARRA –
ONEKA - PENTSIONISTAK MARTXAN - SASOIA – UJP UGT

No hay comentarios:

Publicar un comentario