miércoles, 2 de septiembre de 2020

Inmersos en la precariedad; por Juan Lorente








Por Juan Lorente:

Numerosos pensionistas que no tenemos 65 años estamos condenados a la precariedad a pesar de haber cotizado a la Seguridad Social durante muchos años. Hoy percibimos lo mismo que por la Renta Garantizada. No queremos que se reduzcan estas ayudas que son muy necesarias y revierten casi en su totalidad a la sociedad, pero sí vemos de justicia que se aumente la cuantía de las pensiones mínimas contributivas para reconocer nuestra aportación al sistema de protección social y para poder llevar una vida digna.

En Navarra se ha ido supliendo la falta de apoyo del Estado Español a las pensiones mínimas con desgravaciones fiscales, pero solo a las personas viudas y a las mayores de 65 años. No así a los menores de 65 años que tenemos que recurrir a la familia para poder subsistir.

En los presupuestos del Gobierno de Navarra para 2020 se destinó una partida para realizar un estudio sobre las pensiones en Navarra con el fin de estimar el coste de complementar las pensiones más bajas al SMI en primera instancia y a 1080 € en una segunda fase. El plazo para realizar este estudio era de 6 meses y en agosto se ha terminado este plazo.

Las personas jubiladas con pensiones mínimas pedimos que se publiquen los resultados y las conclusiones de este estudio y que se contemple una partida presupuestaria para el año 2021 en el Gobierno de Navarra que asuma complementar las pensiones mínimas por justicia social.

Esto no exime a que se exija al Estado Español que afronte sus competencias en materia de pensiones con la subida de estas pensiones hasta los 1080 € tal como venimos reclamando continuamente las personas pensionistas.

Como ya sabemos que se va a argumentar la falta de recursos económicos para hacerlo, dejamos algunas ideas de dónde pueden salir los recursos económicos suficientes:

1. Creando empleo de calidad: Eliminando las reformas laborales que crearon empleo precario y bajaron las cotizaciones a la S.S.

2. Financiando las pensiones también con los presupuestos del Estado: los servicios públicos, las prestaciones sociales, la policía, la Casa Real todo se financia con impuestos, entonces !las pensiones también!. Que los que más riqueza acumulan y acaparan, ¡paguen más impuestos!.

3. Con un control severo del fraude fiscal: Se calcula en miles de millones de euros lo que se debe a la Hacienda Pública.

4. Con impuestos extraordinarios a las transacciones financieras: Se mueven cantidades enormes de dinero, son cifras de vértigo de operaciones especulativas, que no pagan impuestos porque las leyes les favorecen.

5. Los bancos tienen que devolver el dinero que se les prestó para su rescate: más de 60.000 millones que no han devuelto.

6. Se tiene que devolver el dinero de la hucha de las pensiones, los 60.000 millones robados por los Gobiernos anteriores para pagar la deuda del Estado Español exigida por los bancos europeos. Este dinero tenía que haber sido intocable, ya que procede de las cotizaciones de muchos trabajadores y se ha saqueado.

7. Reduciendo los gastos militares. Se están gastando partidas multimillonarias en gastos militares. Deberían ser prioritarias las pensiones, la salud, la educación etc.

8. También se pueden eliminar las desgravaciones del sistema privado de pensiones y eliminar también las bonificaciones a empresas que no crean empleo de calidad. Estamos en contra de la estrategia de ir desmantelando el Sistema Público de pensiones para entregarlo al enorme negocio de las pensiones privadas.

En definitiva pensamos que no falta dinero para las pensiones, sino que es una cuestión de priorizar que las personas que hemos cotizado durante toda nuestra vida laboral podamos llevar una vida que merezca la pena, y que haya una gestión honrada de los Presupuestos Generales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario