El Consorcio EDER celebró ayer en la sede la Mancomunidad de la Ribera un Consejo General Ordinario que podría haber sido un trámite para aprobar cuentas y presupuestos si Alejandro Toquero no se hubiera empeñado en relevar a su gerente, Abel Casado.

La pasada legislatura en EDER se tejieron consensos para regenerar el organismo y se impulsó un plan comarcal que ha quedado inconcluso por una controvertida decisión de Navarra Suma, que quizás cree que Casado no es uno 'de los suyos'.

¿Motivos profesionales para el relevo? Toquero todavía no los ha explicado y ayer quedó acreditado que Na+, lo organismos privados y la UGT (sindicato de origen socialista y presente conservador por puro interés), buscan un perfil en el nuevo gerente... que ya ofrece Abel Casado.

El Consejo, que ofreció algunos momentos broncos, fue la constatación de que UPN y sus satélites siguen ayunos de un argumentario que expliquen por qué han decidido emprender un volantazo en un organismo que había proyectado unos insólitos signos de vitalidad mientras apuestan por el continuismo en organismos con funcionamientos 'decimonónicos' como la Junta de Bardenas.

El viaje a ninguna parte

¿Qué proyecto tiene Navarra Suma en EDER? Mariano Navarro tiene claro que a ninguna parte: "El encuentro, a todas luces, sirvió para firmar la sentencia de muerte de la entidad, dado que nada se sabe sobre qué proyectos se vuelcan sobre este organismo que, en lugar de liderar y trabajar en pro de los objetivos comunes de la Comarca, se encuentra sumido en la búsqueda de un nuevo Gerente sin talante ni espíritu".

El editor y director de Plaza Nueva da por 'muerto' al consorcio y recuerda que "se eliminó sin contemplaciones a Abel Casado y no se sabe qué se quiere ni a dónde se va... ¡RIP! ¡Descanse en Paz!".
Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours