La mayoría absoluta de Navarra Suma en el Ayuntamiento de Tudela ha conllevado que el equipo liderado por Alejandro Toquero controle con mayorías la Mancomunidad de la Ribera y el Consorcio EDER, que se suman a otra entidad tradicionalmente dominado por UPN, la Junta de Bardenas.

Bardenas

La Junta de Bardenas es una entidad local con carácter de agrupación tradicional que durante casi tres décadas estuvo bajo los designios de José Antonio Gayarre, que pasó del sindicato vertical franquista a la alcaldía de Fustiñana (antes de saltar al Congreso y al Parlamento foral bajo las siglas de UPN.).

UPN y PSN prometieron durante décadas que Bardenas Reales, Parque Natural y Reserva de la Biosfera, iba a dejar de alojar el polígono de tiro en 2008. Pero ambas fuerzas incumplieron su palabra y a cambio el Ministerio de Defensa desembolsa 14 millones de euros de alquier anual que en parte van a parar, a 400.000 por cabeza, a la veintena de localidades congozantes.

Gayarre, desligado desde 2013 de la Junta, dejó huella en el organismo: fue condenado por insultar y agredir a un guarda foral, fue condenado a deshacerse de tierras de su propiedad por sobrepasar el tope de terrenos cultivables establecidos en las ordenanzas de la Junta, y fue acusado por grupos ecologistas de mostrar una "actitud caciquil".

Viajes

Recuerden que la Junta de Bardenas gastó 900.000 euros entre 2010 y 2016 en gastos de representación, gastos protocolarios y en unos viajes para treinta personas a Egipto o Argentina que según Comptos poco tenían "que ver con la utilización racional del dinero público y la buena gestión exigible a todas las administraciones públicas".

La Junta de Bardenas, que suele aprobar sus cuentas sin votos en contra gracias al apoyo que le prestan a su gestión UPN y PSN (que colocan vocales que cobran 18.000 euros anuales), está presidida por otro hombre fuerte de UPN en Fustiñana, José María Agramonte.

Agramonte accedió en 2017 al cargo con un sueldo de 18.000 euros y ahora se embolsa 35.000 euros tras haber elevado 20 horas mensuales una dedicación que ni siquiera es exclusiva y que le permite gestionar una peluquería en Tudela. Cabe recordar que la subida de sueldo fue promovida y apoyada en público por socialistas riberos.

El presidente de la Junta de Bardenas, que es cierto que ha cortado de raíz la política viajera de la entidad, ha sido acusado por EH Bildu de gestionar un parque de 42.500 hectáreas "como si fuera suyo".

La asociación turística ribera ATURINA asegura que Agramonte también ha mentido recientemente para justificar los cambios de criterio que ha emprendido la Junta para limitar las visitas turísticas en las últimas semanas.

Residuos

Tampoco está para tirar cohetes la Mancomunidad de la Ribera, que recibió multas por valor de 168.000 euros entre 2012 y 2019 al no haber sido capaz de 'aprobar' ni una de las siete inspecciones llevadas a cabo. Quizás estas multas se paguen en parte con la tasa de basuras, que ha crecido casi un 40% en la Ribera entre 2017 y 2020.

Fermín Corella, gerente de la Mancomunidad, decidió expulsar a una candidatura del millonario concurso convocado para llevar a cabo la limpieza viaria de 17 localidades riberas. Su decisión ha sido tumbada por el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de Navarra; ha provocado que la Comisión Permanente de la Mancomunidad presidida por el concejal tudelano Fernando Ferrer (NA+), tire tres años de trabajo y reinicie el proceso; y podría conllevar que Cespa-Acciona, excluida por el gerente de forma injusta, bloquee la situación.

ARIZ ha acusado a la Mancomunidad de utilizar "artimañanas" para favorecer a FCC. Los grupos IU Castejón, I-E Tudela, ACI Corella, Cambiemos Buñuel y APC Cintruénigo pidieron a través de una misiva que Fermín Corella se apartase del proceso y que la Mancomunidad encargue "una auditoría externa de todos los contratos adjudicados a la empresa FCC y fundamentalmente, el de recogida de residuos urbanos".

Recuerden que los representantes del PSN, que cuenta con tres vocales en la Permanente, no se han opuesto a que se reinice el concurso a pesar de las protestas de Ramón Alzórriz, Tomás Aguado y Ángel Sanz.

Es evidente que el PSN no está encontrando un discurso coherente en la Ribera. No hay más que ver las dificultades que ha tenido en Tudela para explicar que se abstenían en el pleno cuando se votó pedir la carta de capitalidad o  exigir que se pusiera en marcha el tercer centro de salud, que curiosamente eran dos de las medidas estrella de los socialistas tudelanos. ¿Partidismo para no molestar a Gobierno de Navarra? Eso parece.

EDER

El Consorcio EDER se estaba consolidando como una herramienta imprescindible para el futuro de la Ribera. Pero Navarra Suma ha decidido aprovechar su mayoría para no renovar al gerente del organismo, Abel Casado, que será relevado tras un concurso que se pondrá en marcha antes de octubre.

Un medio cercano a UPN, Navarra.com, se echó las manos a la cabeza hace unas semanas tras informar que EDER en 2019 superó en 2019 el techo de gasto en 59.000 euros. Es encomiable el repentino interés de los medios conservadores por la gestión del dinero público.

Y más teniendo en cuenta que Toquero cobra 48.890 euros, Eneko Larrarte se conformaba con 26.362.

Que la secretaria del alcalde cobra más de 35.000 euros, 28.000 se embolsaba su antecesora.

Que se han creado dos puestos de libre designación, jefa de Gabinete y gerente de EPEL Tudela-Cultura, que cuentan con unos sueldos de alrededor de 50.000 euros anuales tras haber sido elegidas a dedo.

Y que los salarios de los puestos de libre designación sumaban en la anterior legislatura 233.000 euros y ahora rebasan los 400.000.

Todo esto después de que el anterior equipo de Gobierno rebajase la deuda municipal desde los 25 millones de euros hasta los 18.
Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours