viernes, 5 de junio de 2020

La sobrecarga de Correos podría alimentar la sombra del "pucherazo" en Galicia







Correos no parece tener las herramientas ni el personal adecuado para satisfacer la necesidad sobrevenida en Galicia, comunidad autónoma en la que está creciendo un 50% la demanda del voto por correo de cara a las elecciones autonómicas del 12 de julio.

Los sindicatos CIG y CGT han protestado porque la sobrecarga de trabajo y la obligatoriedad de cumplir los protocolos relacionados con el COVID19 pueden acrecentar algunas sombras que están siendo alimentadas por fuerzas como el Bloque Nacionalista Galego (BNG), que insinúa temer un "pucherazo".

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia y candidato del PP, sugirió hace unos días que la Junta Electoral Central hiciera una interpretación "flexible" de la norma sobre la votación por Correos ya que "el previsible incremento del voto por correo puede provocar el colapso de las oficinas, pues en los anteriores y recientes procesos electorales ya se dieron importantes problemas debido al aumento de las solicitudes".

Con garantías

El BNG dice que el proceso electoral se debe llevar a cabo "con todas las garantías democráticas en el sufragio postal, con una identificación y conformidad de la persona electoral y en el que se garantice la salud de electores y trabajadores".

El partido nacionalista no parece demasiado cómodo. Y menos tras conocer que Indra, empresa salpicada por la Púnica, hará el recuento. Ana Pontón, candidata del BNG, está llamando a la calma pese a que las bases del partido están poniendo el dedo sobre la herida postal.

Y es que en la oposición hay un evidente enfado porque la Junta Electoral de Galicia ha aprovechado una excepción, que los empleados laborales de Correos puedan ejercer de fedatarios como los funcionarios, para que recaiga el peso electoral sobre un colectivo que representa al 70% de la plantilla y que en condiciones normales no puede dar fe.

Feijóo, expresidente de Correos

Alberto Núñez Feijóo, que fue presidente de Correos entre 2001 y 2003, asegura que "un funcionario público con absoluta imparcialidad y rigor en su trabajo. No hay ninguno que se vaya a arriesgar a cometer un delito electoral".

El secretario de acción sindical de CGT, Xan Xove, asegura que la "profesionalidad" de los trabajadores de Correos "está fuera de toda duda". Pero advierte que la sobrecarga de trabajo puede provocar graves problemas en el proceso.

No ayuda a contribuir a la paz postal en Galicia que Correos anunciase hace apenas tres meses que cierra dos unidades de tratamiento postal, A Coruña y Pontevedra, y una dedicada al tratamiento local, Vigo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario