lunes, 22 de junio de 2020

¿Convertirá Toquero a Tudela en la nueva Silicon Valley gracias a Code Matrix?






Otoño de 2018. Alejandro Toquero había aparcado su etapa relacionada con el marketing en Aragón y había regresado a su Tudela natal para liderar UPN a nivel local. La formación regionalista se encontraba en el peor momento de su historia por la sangría de votos que sufrió en 2015 y por la colección de renuncias de concejales que acumuló en la pasada legislatura.

El entonces desconocido candidato regionalista alzó la voz porque una empresa tudelana, Code Matrix, asegura que se marcha a Zaragoza tras un desencuentro con el tripartito: "La empresa Code Matrix anuncia que abandona Tudela y se marcha a Zaragoza por la falta de apoyo, ayuda y silencio de las administraciones públicas. Seguimos dejando escapar el talento. Esto es un fracaso de los organismos públicos de aquí y de Navarra. Así ni hacemos ciudad, ni Ribera", escribe Toquero.

Más allá fue la cuenta tuitera de UPN Tudela, que publicó un mensaje digno de Vox: "Code Matrix es una empresa tecnológica de jóvenes, de emprendedores, de tudela, y la dejan ir. No han pedido sueldo barato, ni han solicitado que el consistorio intervenga para hacerse con naves a buen precio. Solo han pedido ser escuchados, contar sus sueños y un poco de apoyo. Recibimos migrantes mientras hacemos volar a los nuestros. Así nos va. #Esloquehay".

Campaña mediática

Code Matrix, que adquirió cierta fama por lanzar un sistema operativo propio que era un ligero remedo de Linux, afirmaba que dejaban la Comunidad Foral de Navarra porque estaban "ahogados fiscalmente" y cargaron contra el Ayuntamiento de Tudela porque no les daban 'facilidades'.

El Ayuntamiento de Tudela explicó que en realidad Code Matrix, que en 2017 solo tenía un año de vida, les ha querido vender servicios por valor de 185.000 euros y el consistorio se negó a acceder a sus pretensiones.

Fue entonces cuando arrancó la campaña de Code Matrix contra el tripartito liderado por Eneko Larrarte y contra el cuatripartito que gobernaba Navarra por "los portazos en las narices, el silencio administrativo y la falta de apoyo" que supuestamente sufrían de las instituciones.

Code Matrix por desgracia no se marchó a Zaragoza. La empresa se mantuvo en Tudela tras asegurar que habían invertido 250.000 euros "de nuestros bolsillo y con ayuda de la familia, sin recurrir a bancos ni ayudas públicas".

Mañicos... de boquilla

Code Matrix decidió aparcar su cambio fiscal y el año pasado anunció a bombo y platillo que habían creado "el PC más potente del mundo". Tudela aparecía al fin en el mapa tecnológico junto a Silicon Valley.

El problema es que la noticia publicada por los principales medios navarros provocó ríos de chistes en los foros más trolls y levantó un denso silencio en la comunidad tecnológica, que no comprende a estos Bill Gates tudelanos. O quizás es que simplemente piensan que lo que decían estos chicos era una fantasmada de manual.

Aun así el cabeza visible de Code Matrix, Santiago Sainz, se mostraba entusiasmado ante los medios tras lanzar semejante anuncio: "Si Apple puede, nosotros también podemos". Claro que sí. Sainz también explicaba que había cambiado de planes geográficos: "Anunciamos que nos íbamos a ir, pero con Amazon ahora nos va bien. Hemos apostado por Navarra, pero si no prosperamos en uno o dos años, nos trasladamos fuera de la comunidad".

Carne de cañón

Code Matrix, acusado de intentar atajar empresarialmente a través de la guerra política, se ha convertido en pasto de bromas por la supuesta megalomanía comunicativa que exhiben. Y es que los 'acuerdos con Amazon' pueden significar 'nos hemos apuntado como miles de personas al programa de afiliados de Amazon a través de un formulario'.

Esta singular empresa tudelana aseguró que en "Italia y Alemania" creían mucho en ellos y han anunciado el lanzamiento de unas tiendas físicas que nunca acaban de llegar.

El PC más potente del mundo, ains

Una popular web temática de informática dejó la reputación de Code Matrix a la altura de los tobillos tras desvelar que lo que vendían como "el PC más potente del mundo" era en realidad una suma de otros componentes cuyo resultado final era insignificante para la comunidad tecnológica.

El chapuzas informático explicó que el supuesto invento en realidad se trataba de "un ordenador cualquiera ensamblado por piezas que se ofrece ya montado y con una distro de Linux, por lo que el único mérito está en conocer qué piezas combinar, ya que en realidad realmente no han creado ningún nuevo componente o software para su creación, incluso los chasis no cuentan con un diseño propio, sino que emplean cajas de fabricantes como Fractal Design, Nox, Talius o Cooler Master".

Premiados

El verano de 2018 llegó con justicia: Code Matrix era premiada. Y, claro está, Alejandro Toquero se derritió en las redes con sus amigos informáticos y  explicó que la empresa había sido galardonados "por su ilusión, tesón, esfuerzo y trabajo. Merecido sin duda...".

Tan merecido como intrascendente para el mundo tecnológico. Y es que el premio que reciben estos artistas es el de la Peña Revolvedera, tan digno como irrelevante en el elevado mundillo empresarial en el que Code Matrix dice moverse.

Premiados por la Revolvedera. 

Datos propios de una multinacional

En el pequeño mundillo informático tudelano se aseguraba que Code Matrix dejaba caer que fabricaba sus propios ordenadores a pesar de que su catálogo está plagado de productos que se pueden encontrar en cientos de tiendas de todo el mundo.

Y es que sus ínfulas dignas de Steve Jobs despertaban las preguntas con mala baba:



Code Matrix asegura en su web que vende productos "en 37 países" y que su trabajo "ha llegado ya a más de 24.776 personas". La minúscula empresa tudelana dice que tiene "617 empleados y colaboradores". O sea, que son la nueva SKF y no nos hemos enterado. 

Toquero

Es muy entretenido analizar la disparatada trayectoria comunicativa de Code Matrix, de los que no se sabe si son unos guasones o si son unos chicos que utilizan mecanismos suicidas y cortoplacistas de marketing. Allá ellos con unos aires de grandeza que sin duda les han causado y les causarán problemas.

El verdadero problema es que a gente de este calibre era arropada sin reservas por Alejandro Toquero, que hablaba de oídas y vendía fuga talento. El actual alcalde de Tudela denunciaba entonces la supuesta mala gestión, inseguridad, suciedad y fuga de empresas en la capital ribera bajo el Gobierno tripartito.

Y estamos en 2020 y el partido de Toquero ha reiniciado el concurso de limpieza viaria en Tudela, ha fichado a dedo a personas que cobran salarios escandalosos y ha anunciado cambios en EDER que es posible que impliquen que la apuesta estratégica comarcal para la Ribera se convierta en la apuesta estratégica para UPN.

Toquero daba bombo a los de Code Matrix, que dicen que arrancaron el negocio "como una broma". Así acabarán también si tienen suerte de no meterse el líos más graves. Aunque ellos esperarán que Toquero, ahora en el poder, contrate al fin a unos 'emprendedores' que encararon el exilio por "la presión fiscal", "el marco regulatorio" y "la parte contratante de la primera parte"...

No hay comentarios:

Publicar un comentario