Hablaba el pasado viernes Karlos Arguiñano sobre la histeria colectiva que se está desatando en Occidente respecto al coronavirus, enigma sobre el que hay que informar con prudencia. El chef vasco recordaba que 8.000 niños mueren al día de hambre y que la vacuna es comida, esa que tiramos por toneladas en Europa y Estados Unidos. ¿Demagogia? Y también realidad.
Share To:

Post A Comment:

0 comments so far,add yours