miércoles, 18 de marzo de 2020

Derechos Sociales pone en marcha un paquete de medidas ante las situaciones más urgentes







El Departamento de Derechos Sociales, en colaboración con las entidades locales, el Gobierno Central y entidades sociales de Navarra, está abordando con “rapidez” las necesidades “más imperiosas” derivadas el estado de alarma decretado con motivo de la epidemia de coronavirus.

La consejera de Derechos Sociales, Carmen Maeztu, ha participado en una videoconferencia el vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030 del Gobierno Central, Pablo Iglesias, junto con responsables políticos de las comunidades autónomas.

En dicha reunión el vicepresidente ha anunciado un conjunto de “medidas de protección social” de 300 millones para los servicios sociales, de los que entre 4 y 5 se calcula que llegarán a Navarra. Además, se ha anunciado la flexibilización de la regla de gasto en las entidades locales, de manera que puedan invertir hasta 300 millones en atención a la dependencia y colectivos vulnerables.

Estos recursos, en la línea de las medidas habilitadas hasta el momento en Navarra, van destinados a atender las necesidades sociales básicas y atención a personas vulnerables. La consejera Carmen Maeztu ha mostrado el apoyo de Gobierno de Navarra a las medidas adoptadas por el Gobierno Central, y destinará los recursos extraordinarios anunciados a reforzar las iniciativas anunciadas.

Medidas adoptadas en Navarra

En el ámbito de los servicios sociales de base y centros de servicios sociales (la red de atención primaria de servicios sociales) ya se han emitido y hecho llegar recomendaciones sobre cómo deben conjugarse el equilibrio entre adoptar las medidas preventivas de las personas trabajadoras y las usuarias, con el mantenimiento y apertura de estos servicios, esenciales en muchos casos para dar respuesta al cuidado de las personas, sus necesidades básicas y algunas prestaciones básicas como la Renta Garantizada.

En este sentido, se ha determinado prioritario el mantenimiento de los Servicios de Atención a Domicilio, conocidos como SAD, del que hacen uso muchas familias para la atención a personas mayores y dependientes. Todas las pautas se han establecido alineadas con las recomendaciones ministeriales y en colaboración y coordinación del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra y la Federación Navarra de Municipios y Concejos.

En este momento, toda la red de servicios sociales de base ha recibido estas pautas de actuación y desde el gabinete de la consejera Maeztu se han trasladado telefónicamente a las presidencias de las mancomunidades de servicios sociales y ayuntamientos titulares de los mismos. La consejera ha querido también trasmitir su reconocimiento y agradecimiento a las personas profesionales que trabajan “de manera intensa” en los servicios sociales y que “en estos días están poniendo en marcha todo tipo de medidas y fórmulas para adaptar los servicios y seguir atendiendo a las personas más vulnerables”.

Suministro de alimentos y productos básicos

Ya se ha establecido, por otra parte, un protocolo de suministro de alimentos y productos básicos para personas altamente vulnerables, que ya se encuentran contagiadas y están siendo atendidas en su domicilio.

En la misma línea, se está diseñando un protocolo de suministro de alimentos a las familias beneficiarias de las becas comedor, ya que con el cierre de los centros escolares se calcula que 3.150 menores dejan de percibirla y tienen dificultades para su alimentación diaria. Este es un incremento de costes en la economía doméstica familiar de difícil asunción por estas familias.

Esta medida se está coordinando con el Departamento de Educación, que pone a disposición del Departamento de Derechos Sociales los fondos liberados como consecuencia del cierre de los comedores escolares, y con Cruz Roja para que realice el suministro a las familias.

También, en colaboración con Cruz Roja, Secretariado Gitano, Gaz Kaló y el Servicio de Atención Primaria e Inclusión Social del Departamento de Derechos Sociales, se atenderá de manera inmediata a 25 familias en situación vulnerable, sin descartar que vaya aumentando este número en la medida que se vayan identificando necesidades.

Se ha trasladado a los servicios sociales de base que recojan y canalicen también demandas urgentes de alimentos que puedan surgir y que se utilicen las ayudas de emergencia social para cubrir las necesidades imperiosas y contingencias de diverso tipo que surjan como consecuencia de la declaración del estado de alarma.

Así mismo, se coordina con el Banco de Alimentos y la Delegación del Gobierno la garantía del suministro de alimentos a las entidades de reparto con las que colaboran habitualmente, para atender al menos las situaciones más urgentes.

Atención a personas sin hogar y renta garantizada

En el caso de personas sin hogar, un grupo altamente vulnerable, se han determinado los servicios que deben permanecer abiertos, como los albergues de Pamplona y Tudela, y las condiciones y medidas para que esto sea posible. Por otra parte, en coordinación con el Ayuntamiento de Pamplona y la Delegación del Gobierno se están estudiando fórmulas para ofrecer alojamiento a 25 personas sin techo que se calcula están actualmente en la ciudad.

Todo lo relativo a la renta garantizada ha sido declarado prioritario, de tal manera que el personal técnico y administrativo dedicado a su gestión cuenta con la opción de teletrabajo, además de mantener personal en la sede del Departamento, tanto para atender a los servicios sociales de base que la tramitan como a las personas perceptoras. Igualmente, se han reforzado todos los servicios de atención telefónica y telemática disponibles.

Tanto los servicios sociales de base como el servicio de información y atención telefónica del Departamento de Derechos Sociales están preparados para informar sobre la suspensión de plazos administrativos, así como la recomendación de tramitación telemática y, en particular, el sellado automático de la tarjeta de demanda de empleo. Con estas medidas se espera atender con la mayor rapidez posible las lógicas dudas y las demandas de información de las personas perceptoras de renta garantizada y demandantes de empleo, en este momento.

Se ha procedido de igual manera en relación a las pensiones no contributivas, con la suspensión del plazo de presentación de la documentación necesaria. Se procederá a la renovación de oficio, completándose la gestión una vez que finalice la situación de alarma.

Personal expatriado de las ONGD

A través de la Coordinadora de ONGD de Navarra se están identificando las personas expatriadas de la Comunidad Foral por si encuentran dificultades para su regreso, en caso de que así lo deseen. Si hubiera restricciones para su vuelta a Navarra, se realizarán los trámites y gestiones oportunas ante la autoridad competente para facilitar su vuelta.

Personas mayores, dependientes y personas con discapacidad

Adicionalmente a las medidas que ya se han anunciado de supresión de las visitas a los centros residenciales y centros de día de personas mayores y personas con discapacidad, así como centros ocupacionales de personas con discapacidad, se ha requerido a todos los centros de día y estancias diurnas de personas mayores y personas con discapacidad que envíen la relación de personas usuarias, indicando su situación, y el grado de atención y cobertura de sus necesidades.

En estos días el Departamento de Derechos Sociales está comprobando que en el caso de personas mayores, es la familia quien mayoritariamente se va a hacer cargo de los cuidados. Pero, cuando esto no sea posible, será el personal de los propios centros quien hará un seguimiento telefónico y visitará el domicilio para realizar tareas de aseo, la administración de medicación, curas, etc.

En cuanto a las personas con discapacidad, los centros han facilitado también al Departamento de Derechos Sociales los datos de las personas y el seguimiento que van a llevar a cabo con cada una de ellas, de manera individualizada. La Sección de Servicios para Personas con Discapacidad va a coordinar, a través de una psicóloga, el apoyo que desde los centros se va a realizar a las familias y a la atención de las personas residentes para mitigar los sentimientos de aislamiento y soledad que puedan presentar.

En el caso de los centros ocupacionales y centros de rehabilitación psicosocial se ha solicitado que se realice el seguimiento y apoyo desde los mismos a las personas que lo necesite. El Equipo de Intervención Sociocomunitaria mantendrá su atención presencial siempre que sea requerida.

Finalmente, ayer lunes se informó a todos los centros residenciales de personas mayores y discapacidad la puesta en marcha de un servicio de apoyo para centralizar las consultas que pudieran surgir en relación al coronavirus y las medidas en distintos supuestos. En aquellas residencias donde se detecte un caso probable o confirmado de COVID-19 se realizará un seguimiento y apoyo sobre dudas entorno las medidas preventivas y de actuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario