viernes, 14 de febrero de 2020

El relator de la ONU: "He visto barrios en España en peor situación que campos de refugiados"







Tras visitar España durante dos semanas, el relator de la ONU de pobreza severa, Philip Alston, propuso este viernes en rueda de prensa que una de las medidas más urgentes que deben afrontar los políticos es "regular los precios de los alquileres en las grandes ciudades". "No se pueden permitir ascensos que dupliquen el precio de las viviendas", añadió el relator a EL PERIÓDICO, que considera esencial intervenir el mercado libre en este aspecto.

La imagen que constata el informe de la ONU en materia de políticas sociales es el de un país "quebrado". "Esta es la obra de gobierno de los últimos diez años: han preferido hacer políticas para los ricos antes que los pobres", manifestó Alston, en clara referencia a los mandatos de Mariano Rajoy (PP) al frente del ejecutivo central.

"España se debe mirar al espejo", fue una de las primeras frases de su rueda de prensa en Madrid, en la que situó al país "a la cola" de Europa en redistribución de la riqueza. "Hay un porcentaje demasiado alto de personas que viven en la pobreza", alertó. Un porcentaje, el de la exclusión social, que en diez años ha crecido seis puntos, mientras que las clases más altas se han enriquecido un 25% y pagan la mitad de impuestos. "Han gobernado para los más ricos", sentenció.
Inmigrantes y gitanos

"Un barrio pobre con condiciones mucho peores que un campamento de refugiados, sin agua corriente, electricidad ni saneamiento". Este es el baño de realidad "más chocante" que vió el relator de la ONU en España. La estampa describe los campamentos de inmigrantes que trabajan en las campañas de la fruta en Huelva, el barrio de la ‘Cañada Real’ en Madrid, o el barrio sevillano de ‘Los Pajaritos’, en Sevilla. "Tratados como basura", en palabras del relator, es como viven según él las personas inmigrantes, rumanos de etnia gitana, "olvidados por los gobiernos y la sociedad". "Un negocio, como el de la fruta, que gana 600 millones de euros al año, no puede permitirse trabajadores en estas condiciones", añadió.

Y es que el colectivo de las personas inmigrantes es uno de los que más han sorprendido al relator. Ha cargado contra las "injustas" pruebas de edad a las que se somete a los menores extranjeros no acompañados, y contra las condiciones de "explotación laboral" en las que viven las mujeres migrantes que se dedican al trabajo doméstico. "No se puede tratar a los inmigrantes como si no existieran", se quejó Alston en declaraciones a este diario.
Problema de vivienda

Uno de los graves problemas que tiene España es el del acceso a la vivienda, a ojos del representante de las Naciones Unidas. Se refirió al drama de los desahucios, y los "exponenciales" aumentos del precio del alquiler, especialmente en las grandes ciudades. "La Constitución reconoce el derecho a la vivienda, el gobierno debe tomárselo seriamente", expuso.

Por un lado reclamó invertir en un parque de vivienda pública, sector en el que, mientras la media en la UE está en el 20%, España no llega al 3%. Pero, pensando en el futro inmediato, propone que hay que regular el precio del alquiler. "No se puede dejar en manos del mercado exclusivamente la función de garantizar una vivienda digna", añadió. "Hay que dejar la lógica empresarial y pensar en los derechos de las personas", insistió.

En ese sentido también pidió hacer extensible la normativa catalana para impedir cortes de luz, y avanzar para que haya descuentos reales en la factura de la luz. "No puede ser que la gente tenga que elegir entre comer o poner la calefacción", tachó.
El drama de los niños pobres

Un dato que para Alston és "inasumible" es que uno de cada tres niños vive en riesgo de pobreza. "Y lo peor es que cuando crezcan lo serán", auguró el experto a este diario, apoyándose en numerosos estudios, y en otra crítica: la segregación escolar. "No puede ser que haya escuelas de niños ricos y escuelas de pobres, estos niños tienen muchas menos oportunidades", lamentó.

En su informe Alston describió las políticas sociales como "quebradas", y lo justificó, en gran parte, porque las prestaciones de renta mínima son "desiguales" y con "distintos criterios".

Uno de los elementos fundamentales, según él, es que el Estado cree una renta mínima única, donde puedan acceder las personas más vulnerables de forma unitaria.
Precariedad laboral

La calidad de empleo que se crea en España "debe ser una prioridad, aunque es muy compleja de abordar", expuso Alston. Conseguir un trabajo indefinido o a tiempo completo no es habitual y debería serlo, sostuvo Alston, teniendo en cuenta que lo esencial para salir de la exclusión social es el empleo.

"Esta situación no se está dando, debido a la alta temporalidad y los bajos sueldos hay trabajadores que son pobres", alertó el relator de la ONU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario