martes, 21 de enero de 2020

Precalentamiento para el 30-E este viernes en la Ribera








Este viernes 24 de enero Tudela acogerá una concentración a las seis y media de la tarde en la Plaza Nueva que servirá de precalentamiento para la huelga general del 30-E.

Preparando la huelga, por Jon Fano y Jospo Barrutia en Viento Sur

Viento Sur nos ha pedido que expliquemos cómo se está preparando en el País Vasco Sur la movilización y huelga general del 30-E, el trabajo, las iniciativas y experiencias que estamos conociendo e impulsando; asimismo, los problemas y dificultades a las que nos enfrentamos. Describir todo ello en tres folios es una tarea imposible, por lo que nos remitiremos a describir lo que estamos viviendo de un modo resumido.

Las primeras medidas y promesas del nuevo Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, encabezado por Pedro Sánchez, no han conseguido desactivar el ánimo y la voluntad de seguir adelante con la preparación de la movilización general del 30-E.

Más bien al contrario. La subida del 0,9 % a todas las pensiones, incluidas las más bajas y no contributivas ha enfadado a la mayoría de las y los pensionistas. pues no sólo no se recupera nada de lo que perdimos con el 0,25 en los años anteriores al 2018, sino que, por ejemplo, las pensiones más bajas – aun a pesar de ser contributivas – para pensionistas sin cónyuge han tenido una subida de unos 6 euros, quedándose en la miseria de 683,49 euros, cuando además en los tres últimos con una subida acumulada del IPC del 3,8% los precios de la bolsa de la compra, de la electricidad, gas y otros gastos básicos han subido algo más del 7%.

Este enfado no es exclusivo de las y los pensionistas, también de muchos trabajadores pues la subida del Salario Mínimo Interprofesional a 1.200 euros- ahora dicen de 1.150, respetando los criterios de la Carta Social Europea- queda indeterminada, será gradual y a completar durante toda la legislatura, y además subordinada a las recomendaciones del Pacto de Toledo y al Acuerdo de la Mesa de Diálogo Social con empresarios y los sindicatos, previsiblemente sólo CCOO y UGT.

A ello añadir que la derogación de las reformas de pensiones de 2011 y 2013 y las laborales de 2010 y 2012 queda en el aire, cuando sus efectos sobre las pensiones – sobre todo las de las personas jubiladas a partir de la reforma de Zapatero del 2011 que se están deteriorando progresivamente- y las condiciones de empleo y salario hacen que todas cada día sean más precarias.

Todo ello no ha hecho más que convencer a más gente de la importancia de movilizarse y presionar al nuevo gobierno, para que concrete y precise sus promesas y adopte medidas serias y responsables ante las demandas básicas de las y los pensionistas, trabajadores y trabajadoras en activo, jóvenes, mujeres en situación de grave desigualdad y otros sectores populares.

Preparación de la movilización y huelga general en los centros de trabajo

Lo primero a resaltar es que la convocatoria de la huelga fue realizada por la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria. Y dentro de ella no sólo participan ELA y LAB sino también los sindicatos ESK, Steilas, EHNE y Hiru, Etxalde, cuya representación no se puede minusvalorar tanto en la industria, como en centros importantes de la sanidad pública, la enseñanza y educación, o en la agricultura y ganadería, aunque el peso del agro y del conjunto de sector primario en el Producto Interior Bruto en nuestro país es bastante limitado. Añadir también que, aunque no forma parte de la Carta Social, el sindicato CNT apoya la huelga, y también la CGT está por la movilización general.

El estilo de trabajo que se está impulsando en los centros de trabajo es en buena parte el que se ha desarrollado en otras convocatorias de huelga general. Explicaciones en las secciones sindicales de los sindicatos convocantes de la importancia de esta movilización; explicaciones y participación que en no pocas empresas se lleva a cabo en asambleas. Reuniones de los Comités de Empresa, buscando la unidad y consenso, con el compromiso de involucrarse en la movilización y huelga. Recogida amplia de adhesiones de comités, delegados y delegadas que se harán públicas en los próximos días. Carteles y hojas de propaganda, en unos casos unitarias y en otros por cada uno de los sindicatos convocantes. Asimismo, se están realizando caravanas de coches y preparando piquetes informativos para el día de huelga. También se están promoviendo diversas manifestaciones previas al día 30-E, así como participando en charlas en los pueblos, y en los numerosos comités de apoyo a la movilización y huelga en las capitales y muchos pueblos y comarcas.

Movilización y huelga con una dimensión social más amplia y transversal

La preparación y concreción de convocatoria de esta huelga general con algo más de mes y medio de antelación ha posibilitado una socialización y publicitación algo mayor que en otras ocasiones. Y sin duda, el apoyo del movimiento de pensionistas, con la referencialidad social y positiva que en estos momentos tiene; de los colectivos feministas y de mujeres en general; de las y los jóvenes estudiantes y en precario; incluso de un sector significativo de pequeños comerciantes y negocios, sobre todo en los pueblos medianos y pequeños, ha hecho que tome una dimensión social y transversal algo mayor que en anteriores huelgas generales.

La extensión de los comités de huelga, o plataformas de apoyo a la misma, alcanza a numerosos pueblos y a las capitales; y en estas últimas también se han formado en numerosos barrios. En estos comités o plataformas abiertas se reúnen y participan sindicalistas y afiliados/as de los sindicatos, pensionistas, grupos de mujeres y jóvenes, destacándose una presencia significativa de estos últimos.

Las iniciativas que llevan a cabo son múltiples: concentraciones y manifestaciones locales, charlas explicativas, pequeños actos públicos y lúdicos con conciertos - esto sobre todo las y los jóvenes-, repartos de propaganda vistosos, contactos con los pequeños comerciantes y bares de los pueblos...

Las relaciones con los pequeños comerciantes y bares las llevan a cabo primordialmente las y los pensionistas, haciéndoles ver las bajas pensiones que les corresponden como autónomos. Como siempre, las respuestas de estos sectores sociales son dispares, pero llama la atención que una buena parte de ellos, no sólo de cara a la huelga, sino ante las manifestaciones de pueblos o comarcas que se han llevado a cabo en los últimos meses, han colocado - o dejado colocar- en sus escaparates los carteles o hojas anunciadoras de esas movilizaciones. Incluso hay no pocos pueblos, como Sodupe (Bizkaia) de 5.000 habitantes, en que 70 tiendas pequeñas, bares, etc., van a cerrar todo el día el 30-E. Y como ese día es jueves, en que normalmente los bares ofrecen el pintxo-pote (vino o cerveza con una tapa) trasladarán esa oferta a la víspera, el miércoles.

Hay que resaltar también las iniciativas del movimiento feminista, con ruedas de prensa amplias, kalejiras (recorrido entre calles) de las capitales y varios pueblos, poniendo de manifiesto su papel ante esta movilización y huelga y la desigualdad que sufren en las pensiones, empleos y salarios.

Destacar por último el formato de las manifestaciones del mediodía en las cuatro capitales. En todas ellas el movimiento de pensionistas irá con sus propios cortejos, de tal manera que sea garantizada y visualizada su autonomía, posibilitando así que su unidad y pluralidad permita su acomodo y participación a toda persona pensionista. Pero ello no implica que no participemos en la misma manifestación con todos los sindicatos que convocan la huelga y los diversos sectores o colectivos que la apoyan. Convergeremos todo el mundo, y los actos centrales al término de las manifestaciones lo haremos conjuntamente, con discursos específicos, pero con la misma base reivindicativa que nos une a todas y todos.

En algunas capitales, antes de converger en el curso de las manifestaciones, los sindicatos y otros colectivos sociales organizarán columnas que partirán desde tres o cuatro puntos de la capital, ocupando así buena parte de las arterias principales de la ciudad.

Expandir y comprometer a los Ayuntamientos y otras corporaciones locales en la defensa de nuestras reivindicaciones

Un trabajo importante que se ha desarrollado en los últimos meses por el movimiento de pensionistas ha sido el de presentar mociones en los Ayuntamientos de las capitales y en más de un centenar de pueblos de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Nafarroa. Mociones en las que se planteaba. que defendieran y asumieran nuestras reivindicaciones y que apoyaran nuestras movilizaciones. En unos 70 pueblos han sido votadas a favor por el pleno del ayuntamiento, aunque también hay que resaltar, por desgracia, que en alguna capital - por ejemplo, Bilbao- y en varios pueblos grandes, han sido rechazadas o no admitidas a trámite principalmente por el PNV y el PSE-EE, con la colaboración, claro está, del PP allí donde este tiene presencia institucional. De las cuatro capitales, hasta el momento, sólo en el Ayuntamiento de la capital alavesa (Gasteiz-Vitoria) ha sido aprobada la moción con el apoyo de EH Bildu y Elkarrekin Podemos y la abstención del PNV, PSE-EE y PP.

El apoyo y solidaridad de sindicalistas y plataformas de pensionistas del resto de los pueblos del Estado (e internacional) eleva el ánimo y las ganas de llevar adelante esta movilización

Son innumerables las muestras de apoyo y solidaridad que estamos recibiendo de sindicatos - algunos de ellos importantes- y plataformas de pensionistas del resto de los pueblos del estado. Antes de la carta enviada por el movimiento de pensionistas vasco, en euskera, catalán, gallego y castellano a numerosos sindicatos y colectivos de pensionistas del resto de los pueblos del estado, nos habían llegado ya múltiples comunicados de apoyo, no sólo mostrando solidaridad sino su compromiso de realizar concentraciones, manifestaciones y otras iniciativas en las capitales y ciudades importantes de sus comunidades (Galicia -movilización en las 7 capitales-, Asturias, Aragón, Cataluña, Valencia, Baleares, Granada, Sanlucar de Barrameda…), el mismo día 30. Sería un poco largo describir todas esas muestras de apoyo, solamente señalaremos que hasta en Madrid, la Coordinadora de Pensionistas de la capital del Estado, junto a otros colectivos ha convocado para el 30-E una concentración y manifestación en la Puerta del Sol, a las 7 de la tarde. También hemos recibido muestras de solidaridad de sindicatos de Uruguay, Nicaragua…

Esto no sólo es importante para nosotras y nosotros de cara a la movilización del 30-E, sino para que en el resto de los pueblos del Estado también se movilicen en defensa de unos intereses que nos son comunes: la consecución de unas pensiones públicas y dignas, unas condiciones laborales que acaben con la precariedad y posibiliten unos empleos de calidad y salarios de dignidad, así como la garantía de unos derechos sociales que cada día tenemos más recortados o mermados.

Las dificultades y problemas a los que estamos haciendo frente - y que se van multiplicar hasta el 30-E- son muy grandes

La ofensiva mediática a la que estamos asistiendo no tiene nombre. Ofensiva que se apoya en los grandes poderes económicos y empresariales, en el gobierno de la Comunidad Autónoma Vasca, presidido por el Sr. Urkullu del PNV, y por algunos partidos políticos, las direcciones de los sindicatos CCOO y UGT y algunas plataformas menores de jubilados/as y pensionistas que participaron pero que ya participan muy poco - o nada- del movimiento de pensionistas vasco; es decir de las concentraciones ininterrumpidas y de las manifestaciones que estamos llevando a cabo.

Mientras que la Lehendakari del Gobierno de Nafarroa, la Sra. Chivite acepta reunirse con una representación de la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria -convocante de la huelga general del 30-E- solicitada por los secretarios generales de ELA y LAB, el lehendakari Urkullu con su prepotencia y sectarismo se niega a recibirles.

Su crítica de que esa huelga general no tiene justificación ni sentido “porque se hace daño a la economía y que lo que se reclama depende fundamentalmente del Gobierno central” pone a las claras que sólo defiende los intereses financieros, al empresariado y a las élites, eludiendo todas sus responsabilidades ante las y los pensionistas- que componemos el 25% de la población- las y los trabajadores y el conjunto de los sectores populares.

Pero esto siempre lo ha hecho así el PNV, por boca de Urkullu, Egibar, Erkoreka... ante cualquier huelga general, sectorial o de empresa sea privada o pública. El que lo haga también el PP y casi siempre también el PSE-EE tampoco nos extraña. Pero el que el secretario general de Elkarrekin Podemos declare que él no va a hacer huelga y que “da libertad” para que sus militantes e inscritos decidan qué hacer, es de preocupar; tanto más cuando además del apoyo señalado en Gasteiz-Vitoria, militantes de Elkarrekin Podemos y de la plataforma de pensionistas (COESPE) que controla participan activamente en la preparación de la huelga general.

Del mismo modo es preocupante que las direcciones de los sindicatos CCOO y UGT mantengan también su rechazo y no apoyo a la movilización y huelga general del 30-E, con argumentos y no pocas mentiras de difícil calificación.

Aun así, tenemos la confianza de que la huelga y los paros de ese día van a ser muy importantes y que, sobre todo, las movilizaciones y manifestaciones en la calle, a las doce del mediodía en las cuatro capitales y a la tarde en los pueblos y comarcas van a ser masivas. Y quienes andamos por muchos pueblos dando charlas y realizando encuentros con pensionistas y otros sectores, percibimos un buen ánimo y que no poca gente de base de CCOO, UGT, van a participar en la movilización y huelga general del día 30-E.



No hay comentarios:

Publicar un comentario