Las 13 claves del futuro de Navarra tras el 26-M





Navarra giró a la derecha el 26-M, el PSN recuperó posiciones y el nacionalismo perdió peso estratégico por la hecatombe de sus socios. Aquí van las 13 claves tras el 26-M.

1- Mañana se contarán los 8.145 votos que faltan. Navarra Suma puede alcanzar los 20 diputados si le roba uno a EH Bildu, que podría recuperarlo si Izquierda-Ezkerra cae del 3% de media.

2- UPN juega sus cartas: recupera Pamplona, Estella, Barañáin o Tudela y aspira a recuperar el Gobierno foral. Si Esparza no llega a 20 necesitará el apoyo de Chivite, no simplemente su abstención.

3- Los regionalistas podrían jugar con sus dos escaños en Madrid que apuntalarían a Sánchez. El PSOE dejaría de depender de los independentistas.

4- Ciudadanos, en una posible negociación con el PSOE en comunidades como Castilla y León, podría jugar también su carta en Navarra para ayudar a UPN.

5- María Chivite tiene ganas de tocar moqueta: el PSN quiere recuperar el Gobierno con el apoyo de Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra si sobrevive.

6- El PSN dependería de la abstención de EH Bildu, que baraja dos opciones.

7- Los abertzales podrían ser generosos para evitar a Navarra Suma en el poder y anunciar la abstención sin exigencias.

8- O podrían exigirle al PSN que apoyen la investidura en Pamplona de Asirón, hecho que no parece factible.

9- El PNV también se mueve y sus seis diputados en Madrid jugarán a favor de un cuatripartito light liderado por Chivite y en el que Barkos podría ser vicepresidenta y Ayerdi consejero.

10- Josu Erkoreka lo ha dejado claro: el PNV mira con deseo a Navarra y quiere evitar el retorno de UPN. Aunque está claro que los jeltzales también necesitan al PSE en las tres capitales y diputaciones vascas, por lo cual tampoco podrán exigir todo lo que desean.

11- Es evidente que Madrid ha tenido peso en las negociaciones para formar Gobierno en los últimos 24 años en Navarra. Ahora también lo tendrá Bilbao.

12- El centro-izquierda es barrido de los gobiernos municipales y solo podrían salvar Tafalla, Corella, Castejón, Peralta y Alsasua. Se ha instalado la depresión entre la izquierda no nacionalista: Podemos solo retiene el 33% de los votos, I-E puede desaparecer del Parlamento y las tres listas pamplonesas se han quedado fuera. El triunfo de Navarra Suma sobre Larrarte en Tudela, donde Podemos no consigue ni un acta de concejal, también ha resultado doloroso.

13- El espacio de Unidas Podemos (Podemos, Izquierda Unida, Batzare, Equo y Aranzadi) tendrá que fundirse bajo un nuevo liderazgo o desaparecerá de las instituciones para alegría del PSN, que los deglutirá. Los nacionalistas, por contra, ganan votos, pero no son capaces de ensanchar su espacio tras gobernar Navarra y Pamplona durante la última legislatura.




Comentarios