7 razones para no fiarte de María Chivite y el PSN





El PSN vuelve a desplegar, como cada vez que hay campaña electoral, la bandera de la izquierda para acabar apoyando a la derecha. Los socialistas no son de fiar, por siete motivos: 

1- El partido del terrorismo de Estado y la corrupción

La democracia volvió tras cuarenta años de dictadura en 1979 y miles de navarros confiaron en las siglas del PSOE, en un principio PSE y posteriormente PSN. Y el asunto acabó en escándalo: el expresidente socialista Gabriel Urralburu fue condenado a once años de cárcel por delito continuado de cohecho y delitos contra la Hacienda foral; el ministro socialista José Barrionuevo fue condenado por el terrorismo de Estado, los GAL; y Javier Otano dimitió como presidente de Navarra tras descubrirse una cuenta en Suiza a su nombre.

2- Miguel Sanz, presidente porque ellos quisieron

La derecha navarra, muy fragmentada en los ochenta, se unió a principios de los noventa y Juan Cruz Alli ganó las forales de 1991. Aquella legislatura la acabó fuera del partido porque quiso convertir a UPN en el PNV mientras Miguel Sanz y el clan de la boina quería convertir a los regionalistas en el PP. Ganó Sanz, que se hundió en las autonómicas del 95 y se conformó un Gobierno tripartito progresista. Pero a Otano le pillaron una cuenta en Suiza y el PSN, en vez de cambiar de presidente, fue obligado desde Ferraz a permitir el retorno de UPN.

3- El 'agostazo'

Tras dos legislaturas anodinas de Juan José Lizarbe como candidato socialista, 1999 y 2003, el PSN quiso gobernar en 2007 junto a Nafarroa Bai e Izquierda Unida. El PSOE desde Madrid no les dejó, Fernando Puras dimitió y Miguel Sanz, que decía que ZP iba a vender Navarra a ETA, se mantuvo en el poder.

4- El 'marzazo'

El PSN hizo presidenta a Yolanda Barcina en 2011 y el socialista Roberto Jiménez fue elegido vicepresidente. Pero UPN lo echó en 2012 y ellos quisieron adelantar elecciones en 2014. El PSOE les negó el capricho y Roberto Jiménez fue recolocado en Ferraz.

5- La CAN

UPN y miembros del PSN cobraron dietas dobles y triples en Caja Navarra, hoy en manos de La Caixa después de que la Comunidad Foral perdiese su principal instrumento económico. Los socialistas llegaron a justificar que Roberto Jiménez cobrase dietas sin ni siquiera acudir a las reuniones.

6- María Chivite, traición al cambio

El PSN no apoyó la investidura de Uxue Barkos en 2015, se ha alineado junto a UPN en diversas materias y María Chivite ha votado en contra de cuatro presupuestos que añadieron 100 millones de euros extra en Sanidad, Educación y Asuntos Sociales. Los socialistas llegaron a votar a favor del 93% de las enmiendas de Esparza. La cirbonera dice todavía que es progresista.

7- La Chivite, una diva del pop

El estupendo resultado de Pedro Sánchez en las generales ha demostrado la verdadera cara de María Chivite, que pese a lograr el peor resultado electoral de la historia del PSN se cree una diva del pop y cambia más de discurso que de peinado. Ahora, tras recibir un tímido crecimiento en las encuestas, desprecia a Izquierda-Ezkerra y afirma que aceptaría los votos de Navarra Suma y de Vox. La izquierda navarra perderá, una vez más, si uno de los dos partidos del Régimen, el PSN, tiene un buen resultado el próximo domingo.



Comentarios