El Parlamento de Navarra aplaza el debate sobre los perros de protección para mujeres maltratadas







Lo denuncia Silvia González, víctima de violencia machista que ha reunido más de 213.000 firmas en change.org/PerrosDeProteccion


Solicita al Parlamento de Navarra que le permita estar acompañada por Sugi, su perro de asistencia


Estaba previsto debatir su propuesta este jueves, 31 de enero, en el Parlamento, pero desde ayer la proposición ha dejado de figurar en la agenda parlamentaria de esta semana


Silvia denuncia que el Parlamento de Navarra está “menospreciando la gravedad de su caso al retirar de la agenda un debate tan urgente como este”


Asegura que su maltratador saldrá de la cárcel próximamente: “tengo miedo, necesito sentirme protegida”

Pamplona, 29 de enero de 2018. Silvia González, víctima de violencia machista y creadora de change.org/PerrosDeProteccion, denuncia que el Parlamento de Navarra ha eliminado de su agenda parlamentaria de este jueves su propuesta sobre los perros de asistencia para mujeres maltratadas.

“Soy víctima de violencia machista desde hace más de 20 años, con riesgo muy alto, ya que mi agresor no descansará hasta verme muerta a mí, a mis hijos o a mi pareja”, declaraba ayer Silvia González. “Estoy pidiendo al Parlamento una pequeña modificación de la Ley para poder ir acompañada de mi perra asistencial de protección y esto [el aplazamiento de la fecha del debate] me está agotando más si cabe”.

La modificación a la que hace referencia Silvia González es la Proposición de Ley Foral por la que se modifica la Ley Foral 14/2015, de 10 de abril, para actuar contra la violencia hacia las mujeres (Sra. Sáez Barrao, María Teresa - G.P. Podemos-Ahal Dugu-Orain Bai) 9-18/PRO-00027:

Se modifica el apartado 2 del artículo 61 del título VII –Atención policial y protección efectiva–, cuya redacción será la siguiente: “2. La protección debe asegurarse tanto por medios tecnológicos como por servicios policiales, así como por cualquier otro medio que asegure la protección de las mujeres y la eficacia de las medidas judiciales de protección. Se contemplará igualmente como medio para asegurar la protección de las mujeres los perros de protección utilizados por las víctimas de violencia machista.

Los objetivos de los dispositivos de protección destinados a las mujeres en riesgo o en situación de violencia de género son: a) Facilitar la localización y la comunicación permanente. b) Proporcionar una atención inmediata a distancia. c) Facilitar la protección inmediata y adecuada ante situaciones de emergencia”.

Disposición transitoria única. Desarrollo reglamentario. El Gobierno de Navarra dictará en el plazo mínimo de tres meses cuantas disposiciones sean necesarias para la aplicación y desarrollo de la presente ley foral, contando para ello con el INAI y otros organismos competentes del Gobierno.

Así mismo, garantizará la asesoría de personas expertas en adiestramiento de perros y en violencia de género. Disposición final única. Entrada en vigor.

La presente ley foral entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Navarra.

El debate de la propuesta iba a tener lugar este jueves día 31 de enero, pero desde ayer ya no figura en la agenda parlamentaria de esta semana sino que se ha aplazado al día 14 de febrero. “No pueden seguir retrasando el momento de darme una solución”, insiste Silvia, “es un tema muy urgente”.


La petición de Silvia

“Cada día que pasa temo por la vida de mis hijos y por la mía”, explica Silvia González en el texto de su petición. “Nuestro maltratador tiene una orden de alejamiento y ahora está en la cárcel, pero pronto saldrá de prisión y sé que vendrá a por mí.”

Por eso, explica Silvia, lleva casi un año formándose para ir siempre acompañada de Sugi, una perra de protección que está siendo entrenada para calmarla y defenderla en caso de agresión. “Sin Sugi no me atrevería a salir a la calle, así que tenerla conmigo ha sido una auténtica liberación.”

Sin embargo, en Navarra, la Comunidad Autónoma en la que reside Silvia, el uso de estos perros no está regulado como sí lo están los perros guía, por ejemplo, por lo que las personas que los necesitan no pueden ir con ellos a todas partes. “Navarra no los contempla como perros terapéuticos y hay muchos sitios en los que, si voy con Sugi, no me dejan entrar. No puedo subirme a un autobús, quedar con mis amigas en un restaurante o irme de compras con mi hija en un centro comercial. Además, con la actual normativa, si Sugi tuviera que defenderme ahora de una agresión, podrían denunciarme a mí.”

“Que acepten a Sugi como mi perro de protección es la única opción que tengo para sentir que puedo mantener a salvo mi vida y la de mis hijos cuando mi ex salga de prisión. Necesito sentirme protegida y que mi lucha particular sirva de precedente para ponérselo más fácil a todas las demás.”


El pasado 18 de diciembre Silvia registró en el Parlamento de Navarra las más de 125.000 firmas que había recogido hasta la fecha en su petición. Actualmente su campaña cuenta con más de 213.000 apoyos.


Enlace con número de firmas en tiempo real:

change.org/PerrosDeProteccion

Comentarios