¡Hola! Soy tu pueblo








Por Fernando Rivas:

¡Hola! Soy tu pueblo y tengo un problema, poco a poco me estoy despoblando y me gustaría tener niños y niñas correteando por mis calles. La juventud que se va, ya no vuelve y en mis casas adosadas solo van quedando abuelitos.

Por lo general, nuestros jóvenes, cuando cumplen los 18 años se van a estudiar a las grandes ciudades y es muy complicado hacerles entender que volver al pueblo puede ser una buena opción. Cuando ya cumplen los 30, es más difícil porque la ciudad les da trabajo, a los 40 puede ser tarde porque empiezas con los peques y a los 50 ya no te va a apetecer. Puede ser que a esta edad, sea demasiado tarde porque el corazón te ha dado un aviso y cuando te jubiles estarás sentado en cualquier banco de tu gran ciudad respirando ese aire sucio que nunca se va, oyendo una sirena escandalosa y oliendo ese tufillo que sale de las alcantarillas.

Necesito tu ayuda porque los alcaldes y los concejales se repiten porque no hay quien les sustituya, necesito tu ayuda porque ya no hay sabia nueva, necesito tu ayuda porque todas las instituciones nacionales tienen el síndrome de la ciudad y lo que ocurre en el pueblo no importa.

Supongo que pedirás algo a cambio; La verdad es que no tengo mucho que ofrecerte porque tu ciudad tiene de todo: coches, metro, universidades, cine 3D, grandes estadios, grandes museos y un sinfín de oportunidades para trabajar. Yo solo puedo ofrecerte calidad de vida, ir sin prisa a los sitios, comer sano, aparcar en la puerta de tu casa, respirar aire puro. Además, ahora aquí al ladito tenemos una universidad en Tudela que aunque es muy pequeña, porque los del síndrome Pamplonitis no la quieren agrandar, te darán muchas facilidades para que puedas venir, te olvidarás de ese piso compartido que por una habitación pagas 400 € por ese precio, puedes tener un piso para ti sola.

De todas formas quiero que sepas que a pesar de lo poco que puedo ofrecerte no pierdo la esperanza porque si vienes, sé que podremos evolucionar juntos porque nos aportarás tus iniciativas, tu sabiduría y tus inquietudes para que yo prospere.

Ahora eso sí, tendrás que conformarte con tener menos cobertura en tu móvil, solo podrás elegir una compañía telefónica y la fibra que tienes en tu ciudad de 200 se quedará en 50 pero a cambio, tendrás un polígono industrial, que ahora está vacío, muy cerca de tu casa, tu empresa y tus empleados no tendrán tanto estrés, no tendrás una hora para llegar al trabajo y otra para volver y comerás todos los días en casa con tus chiquillos.

Si te apetece venir y echas de menos tu ciudad te ofrezco llegar a Barcelona, Madrid o Bilbao en menos de 3 horas en tren, te ofrezco ir a la plaza de abastos y comprar fruta y verdura recién cogida, la sanidad y la educación primaria la tienes resuelta, el empleo lo tienes un poco más difícil pero seguro que podemos convencer a los del síndrome para que parte de ese superávit que tienen en las ciudades nos llegue a nosotras. Si te vienes por aquí, puedes correr o dar un paseo por las orillas de nuestros ríos, puedes ir a los multicines, al teatro o la piscina cubierta que está solo a 15 minutos en coche y cuando seas mayor podrás ver a tus nietos corretear por las calles jugando a la pelota.

Si quieres que yo sea tu pueblo te puedo dar algo que no puede darte la ciudad y es tiempo para ti.

Comentarios