ARIZ denuncia la opacidad de la Mancomunidad de Residuos de la Ribera










Durante la última asamblea general de la Mancomunidad de Residuos de la Ribera, celebrada el pasado 9 de noviembre y aprovechando la presencia como público de varios integrantes de ARIZ, tanto el actual presidente del PSN, Tomás Aguado, como su anterior presidenta de UPN, Maribel Echave, acusaron de “tirar piedras en propio tejado” a quienes estamos cuestionando la gestión de residuos en el vertedero El Culebrete y denunciando la manera partidista, la falta de transparencia y el oscurantismo con los que se actúa en la Mancomunidad. Después de dos años y medio de andadura en la actual asamblea de la Mancomunidad, las formas de actuar con que nos estamos encontrando nos impide trabajar para mejorar, en la medida de nuestras posibilidades, el funcionamiento existente.

Ambos defendieron la gestión de El Culebrete, y describieron la planta como un referente europeo, que recibe numerosas visitas de técnicos de otros países desde su implantación, obviando las sanciones por incumplimientos, alguno de ellos graves, recibidos del Gobierno de Navarra.

Los datos tampoco avalan las afirmaciones de los dos presidentes. A raíz de la polémica sobre la traída de miles de toneladas de fracción resto de Guipúzcoa, varios concejales riberos nos dimos cuenta de que no solo ese plan era inviable en todos los aspectos, sino que también las cifras de resultado del tratamiento de los residuos en El Culebrete son totalmente deficientes y preocupantes: El índice de reciclaje es bajísimo, solo se genera el 19% de energía de la que se debería generar y el compost no puede venderse porque queda contaminado con metales pesados. Además, una gran mayoría de residuos, tanto urbanos como industriales, se entierran sin recibir tratamiento.

El nuevo Plan de Residuos 2017 obliga a plantearse una recogida mucho más selectiva y a obtener un mayor porcentaje de aprovechamiento, lo que hay que hacer es empezar a tomar medidas encaminadas a cumplir las directrices de ese plan. La gestión de nuestros residuos está en manos de una empresa privada para la que, por naturaleza, prima ante todo el beneficio económico. FCC tiene la concesión de gestión hasta 2026, y es bien sabido que la gestión de residuos es bastante rentable sí tienes donde deshacerte de ellos. El reciclaje no se premia y por eso los resultados son los que son, resultados que no son solo números sino que representan degradación de nuestro medio ambiente que es nuestro legado a las generaciones futuras.

Desde ARIZ vamos a seguir trabajando para que la Mancomunidad dirija sus esfuerzos a realizar los cambios necesarios para que se cumplan las directrices de recogida y reciclaje a las que obliga el nuevo Plan de Residuos 2017-2027. Para eso, uno de los primeros cambios que creemos que hay que plantearse es que el tratamiento de residuos deje de ser un negocio para unos pocos y vuelva a ser de gestión pública, para que todos los beneficios, y no solo los perjuicios como hasta ahora, reviertan en la comunidad.

Con esta finalidad entendíamos que trabajaría la nueva comisión permanente y y presidencia de esta mancomunidad, pero no está siendo así. Las únicas asambleas que se convocan son para aprobación de presupuestos y para aprobación de cuentas anuales, sin posibilidad de poder plantear ninguna modificación ya que no hay consulta previa. Los puntos informativos incluidos en el orden del día, muchas veces ya ejecutados, son los que estima presidencia. La documentación relacionada con los puntos a tratar se entrega con quince días de antelación, tiempo mínimo estipulado por ley, que no da margen a estudiarla con profundidad.

Desde marzo de 2017 a través de ruegos y preguntas en las asambleas, diversos correos electrónicos e instancias registradas se vienen solicitando documentos, que entendemos indispensables para el correcto control de actuaciones de la Mancomunidad: informe del correcto sellado del vertedero, informe jurídico que clarifique las competencias de cada órgano de gobierno de la mancomunidad, tablas de tonelada/precio de servicios de recogida y gestión de residuos, contrato de recogida de animales, copia del convenio firmado con FCC, expediente de sanción del Gobierno de Navarra y alegaciones presentadas al mismo, y el registro de entrada de residuos industriales en planta.

Tras todos estos intentos sin ningún atisbo de respuesta a los mismos, nos hemos visto obligados a recurrir al TAN, que decidirá si los miembros de la asamblea tienen derecho a recibir la información que soliciten para poder realizar el trabajo para el que fueron elegidos de la mejor manera posible.

La Ribera 22-06-2018 Asamblea Ribera de Izquierdas (ARIZ) – Erriberako Elkarte Ezkertiarra (EEE)

Comentarios