Vascofobia sobre la Ley foral de Contratos








Es una pena que algunos intenten eclipsar la aprobación de una ejemplar Ley de transparencia. Pero es cierto que se agita la vascofobia por la Ley foral de Contratos entre los partidos madrileños con sede en Navarra, UPN y PP. Tres asuntos hay que explicar después que que el tema del euskera haya pasado de ser un incentivo a ser un requisito.

1- No afectan a los contratos de las empresas privadas con administraciones públicas

Sí a las subcontratas, solo si el contrato exige un servicio de atención al público. Las subcontratas, salvo honrosas excepciones, deberían estar prohibidas por Ley en el sector público.

2- Gesto en favor de una lengua propia y minoritaria

Lo explicó ayer José Miguel Nuin: la cláusula del euskera es un gesto por el cual los empresarios que consigan una subcontrata con servicio de atención al público podrán solventar entregando un folio con la página web de la Escuela de Idiomas. Ahí se acaba el drama.

3- UPN y PP se niegan en este caso a la zonificación

El PSN presentó una moción apoyada por Podemos para limitar ese "molesto" folio. Lo hicieron pretendiendo exigírselo solo a los contratos que afecten a la zona bilingüe. UPN y PPN se opusieron porque su plan final de legislatura es agitar el "que vienen los vascos". Lo malo es que ya llegaron hace tres años (acompañados por Podemos e Izquierda-Ezkerra) y entre los cuatro gestionan mejor que ellos, muestran más honradez que ellos, no hunden Caja Navarra, no marginan la "lingua navarrorum" y encima crece la economía.

Comentarios