Fitero y olé








La Junta de Andalucía está gobernada desde hace cuatro décadas por el PSOE. La falta de alternancia en los estribos del poder es un lastre que provoca que los vicios sean crónicos y las alternativas utópicas. El poderío socialista en el sur se ha eternizado gracias a la construcción de una maquinaria electoral donde conviven algunos elementos que ayudan a los sucesivos triunfos de una cúpula que prioriza el interés de la secta arribista, el PSOE, al interés común, presente y futuro de aquella Comunidad Autónoma. Los 7 elementos más reseñables son los siguientes:

1- La existencia de una red clientelar para satisfacer los estómagos elegidos mediante contratos otorgados a dedo y a través de la elección de puestos públicos para militantes con carné.

2- La manipulación diaria de los medios públicos y la domesticación de los privados mediante el dinero público que se reparte en las campañas publicitarias o en publirreportajes.

3- La compra de intelectuales, los que piensan por otros, mediante subvenciones de libros, exposiciones, obras de teatro y películas.

4- El control electoral mediante llamadas, favores y trapicheos que no rompen la barrera de la Ley, pero sí de la ética.

5- La monopolización de la vida pública y de las iniciativas colectivas mediante la inundación de afines en asociaciones y en cualquier masa plural convertida en ariete o marioneta que podría convertirse en crítica, hecho con el que la Junta extiende su poderío en lugares que debieran estar vetados para ella (a excepción del minucioso control del reparto de subvenciones).

6- La articulación de un relato básico protagonizado por buenos (ellos, que se desviven por una tierra a la que en su día ayudaron, pero a la que hoy en día anulan), y malos (monstruos que odian las tradiciones y cuentan con intereses espurios al no sumarse al rebaño del aplauso casi unánime).

7- La narcotización de la vida política que ya de por sí avanza lenta porque los menos listos de la clase se apuntaron a un tren cuyo destino era el triunfo asegurado. Y ya saben: siempre hay ganas de cobrarse el mismo con la droga que otorga el poder: postureo, folclore y olé.


Fitero

En Fitero no se detectan ninguno de estos elementos, se hubieran llevado ante los tribunales, y pese a todo y por suerte nuestra vida política no alcanza el clima corrupto de otros lugares. Pero aun así la situación política local guarda ciertos paralelismos con Andalucía, aunque por ahora aquí se respeta la Ley.

El elemento más parecido es que en el discurso oficial implícito contiene elementos derrotistas: en el sur se habla de sobrellevar los problemas tradicionales de la tierra y en Fitero existe cierta resignación porque la teoría más extendida a nivel mundial sobre los pueblos es que éstos se conformen a morir con la muerte dulce que les proporciona convertirse en el patio de recreo de los urbanitas.

Pero en esta resignación se advierte el desconocimiento de la multitud de herramientas rurales que están intentando revertir el mazazo que supuso para los pequeños pueblos la revolución industrial con una revolución tecnológica que posibilita un autoempleo aliñado en un entorno propicio: sin el estrés de la macrourbe y contando con precios competitivos.

Los Ayuntamientos rurales deben dejar de ser organismos de recaudación de impuestos para convertirse en motores que faciliten la consolidación de la localidad mediante medidas que busquen una mejora demográfica, situación que se logra de tres formas: dopar el censo artificialmente con extranjeros o domingueros, facilitar el acceso a la vivienda y mimar la instalación de nuevas empresas. Se recomiendan las dos últimas.

Es evidente que en Fitero se han dado elementos muy positivos a nivel turístico, ya que se ha echado cemento a diversos ladrillos termales y patrimoniales que convivían con lustre pero sin la armonía adecuada. Este hecho tendrá un impacto positivo a nivel económico y aumentará sin duda un autoestima colectivo que debiera encaminarse hacia acciones positivas que redunden en el bien común. Eso sí, es público y notorio que el equipo de Gobierno municipal ha mostrado una energía hacia esta cuestión que no ha alcanzado por desgracia en otras tareas. Porque el futuro de Fitero no debe fiarse a una sola carta y pasará por la regeneración, la transparencia y la democracia. O no pasará.

Anexo 1: Cartografía 

1- Imagen de la segunda fase del Canal Navarra que deja fuera del mapa a los agricultores fiteranos



2- Imagen del tramo de autovía Navarra-Medinaceli que colocaba en el mapa a Fitero en 1996




3- Imagen del tramo de autovía Navarra-Medinaceli que dejó fuera del mapa a Fitero en 2016



4- Imagen del recorrido de la línea de tren Castejón-Olvega inaugurada en 1941 que enterró el proyecto Castejón-Baños de Fitero aprobado en 1889



Anexo 2: Enlaces

1- El complejo turístico proyectado en Fitero generará un centenar de empleos directos (Diario de Navarra, 10 días antes de las elecciones de 2003).

2- Acta de un pleno de 2016 en la que AFI pregunta por la deuda millonaria que provocó el proyecto (web municipal).

3- Ensanche y mejora de la carretera Cascante-Fitero (Plaza Nueva, un mes antes de las elecciones de 2011 y un día antes de conocerse que el PSN no lograba articular una lista).

4- El Gobierno financiará íntegramente el consultorio médico de Fitero (Europa Press).

Comentarios