Larrarte recorta el 10% de la deuda pública en Tudela mientras UPN embarra el juego








Según cuenta Orain, la Cámara de Comptos ha hecho público el informe de fiscalización del Ayuntamiento de Tudela correspondiente al ejercicio de 2016, en el que concluye que el Consistorio “presenta una situación financiera solvente, cumpliendo los objetivos de estabilidad presupuestaria y de sostenibilidad financiera”.

Dicho informe analiza el desarrollo y ejecución presupuestaria, la situación patrimonial, el cumplimiento de la legalidad y la situación financiera del Ayuntamiento y su organismo autónomo, según ha informado el órgano fiscalizador en una nota.

El Ayuntamiento de Tudela, localidad de 35.170 habitantes, cuenta con un organismo autónomo, la Junta Municipal de Aguas, y una entidad pública empresarial, el Centro Cultural Castel Ruiz. Tiene también dos fundaciones públicas, Fundación Dédalo y Fundación María Forcada.

El informe señala que en 2016 el Ayuntamiento de Tudela ingresó 38,2 millones y gastó 35,7 millones. Entre los ingresos, destacan los impuestos directos y transferencias corrientes con 12,8 millones cada uno. A través de tasas y precios públicos se recaudaron 9,5 millones y los ingresos patrimoniales sumaron algo más de dos millones.

En cuanto a los gastos, destacan los 15,7 millones de personal y los 13,1 millones de bienes corrientes y servicios. Las inversiones no llegaron a los dos millones y las transferencias corrientes sumaron 1,7 millones.

El resultado presupuestario ajustado (diferencia entre ingresos y gastos) es de tres millones, con un remanente de tesorería de 3,3 millones. Ambas magnitudes han mejorado respecto al año anterior, especialmente en el caso del remanente, lo que supone un incremento de la capacidad financiera del consistorio, según ha explicado la Cámara de Comptos.

La deuda a largo plazo suma 22,8 millones, habiendo disminuido un diez por ciento respecto a 2015.

Analizada la cuenta general del Ayuntamiento, la Cámara de Comptos señala que expresa la imagen fiel del patrimonio, la liquidación de gastos e ingresos y la situación financiera a 31 de diciembre de 2016. Apunta, no obstante, dos salvedades: las obligaciones del montepío de pensiones de su personal, no registradas, y el hecho de que el remanente de tesorería esté infravalorado en unos 600.000 euros.

En cuanto a la legalidad, el informe indica que la actividad económico-financiera del consistorio se realiza según la normativa vigente, aunque señala dos salvedades. Una se refiere a doce contratos de servicios, con una facturación total de 5,5 millones, que superan el plazo máximo de vigencia sin que se vuelvan a licitar. La otra salvedad es el pago de 87.000 euros a la empresa estatal ADIF (Administración de Infraestructuras Ferroviarias) para la gestión de la estación intermodal. Se trata de un pago recurrente, objeto de reparo por parte del interventor y declarado contrario al ordenamiento jurídico por sentencia del Tribunal Superior de Justicia en 2005.

UPN Tudela sigue en crisis

Recuerden que estos días UPN en Tudela ha intentado embarrar el terreno de juego con ETA. ¿Su intención? Tapar su grotesca crisis, entre la sangría de votos y la dimisión de miembros de su lista electoral. Los regionalistas perdieron en las últimas municipales más de 1.000 votos, han sufrido 4 dimisiones de concejales, y han contado con tres portavoces en el Ayuntamiento en poco más de 2 años, situación insólita que se ve agravada por una palpable falta de un liderazgo firme tras la etapa de Luis Casado. 

Comentarios