Memoria histórica hasta ahora olvidada










Por Gustavo Gil, concejal de la CUP en Tudela:

En lo tocante al obligado cumplimiento de la ley 33/2013 de memoria histórica, varios somos los grupos políticos favorables a cerrar ese capítulo inconcluso de la historia de Tudela. En concreto votamos a favor de su ejecución, en el pleno del 29 de Mayo, I-E, PSN, Tudela Puede y la CUP, una mayoría suficiente de 12 concejales sobre 21.

UPN y PP no quisieron adherirse, pero tampoco votaron en contra conscientes de su responsabilidad como concejales de cumplir la ley, a pesar de intentar retrasar en lo posible el avance de la solución. No en vano el PP puso en duda varias veces el sentido de la “mesa de memoria histórica”, creada hace casi año y medio para solucionar este tema con el máximo consenso. En su pasada moción sobre este tema, pedía que se reactivara esta “mesa” que paradójicamente tanto había cuestionado desde dentro de la misma. Una “mesa de trabajo” muy representativa, con participación de todos los grupos municipales y algunas asociaciones ciudadanas, que nosotros siempre hemos creído extraordinariamente útil, pero de la que inexplicablemente el equipo de gobierno ha prescindido hace meses, y no entendemos muy bien el porqué.

En la CUP vemos muy positivo desde nuestra posición política, que por fin se vayan a cambiar el nombre de estas 49 calles; también que sin ser obligatorio, en un ejercicio de transparencia, se hayan convocado, mejor o peor, asambleas informativas para facilitar las cosas a la ciudadanía; y por último, que se trate de minimizar el pequeño impacto económico en algunos casos, desde el ayuntamiento con medidas transitorias en la ordenanza de reforma de locales. Todo esto respaldado con un continuo servicio de atención desde el SAC del barrio, y por parte de la archivera municipal.

Mención aparte merece la actitud del concejal no adscrito. Único concejal que votó directamente en contra de una ley de obligado cumplimiento. Esta circunstancia me lleva a dos reflexiones:

La primera es recordar, que todos los concejales del ayuntamiento de Tudela, al tomar posesión del cargo, tenemos la obligación de jurar o prometer ante el pleno, “cumplir y hacer cumplir la ley” siempre. Cumplir este trámite es imprescindible para poder ser concejal.

También es significativo recordar que este señor es concejal gracias a los votos que consiguió presentándose con una candidatura que siempre ha estado posicionada claramente a favor de la ley de memoria histórica y de su cumplimiento.

Creo que el señor Martínez, con respecto a este tema en concreto, debiera meditar sobre las dos únicas cosas que le han permitido ser concejal, sus votantes y su juramento.

Desde la CUP Tudela/Tutera apoyamos sin ambages al equipo de gobierno en el cumplimiento de esta ley de reparación y justicia histórica. También valoramos positivamente la colaboración y la participación de la gente llenando la sala, aportando sugerencias o críticas, y anticipando posibles problemas para prever soluciones. Agradecemos de antemano la paciencia ciudadana hasta que todo se normalice.

Comentarios