De manifas y mociones, por la Agrupación Independiente de Izquierdas de Villafranca










El pasado sábado, 3 de junio, pudimos presenciar una exhibición de músculo de la derecha navarra, convenientemente arropada por otra derecha más extrema y por el PSN, que ya decidirá dónde se encuentra.

El pretexto, como bien sabemos, es la defensa de los símbolos navarros, escudo y bandera, de las “perversas” intenciones... ¡del propio gobierno de Navarra!

Junto a esta teatralización se han presentado, con el mismo argumento, mociones en diversos ayuntamientos, especialmente en la Ribera. En Villafranca, en concreto, en el pleno del 6 de junio.

Como a estas horas ya es sabido, Agrupación Independiente de Izquierdas votó en contra de dicha moción y, mediante este comunicado, queremos mostrar nuestras razones para ello.

-En primer lugar, porque los símbolos propios de Navarra son aceptados, queridos y respetados por toda la ciudadanía y están perfectamente establecidos y regulados por diversas leyes y decretos, el último del año 2015 del actual Gobierno Foral.

-Igualmente están respetados y defendidos por TODOS los miembros del Gobierno y el Parlamento Foral, así como por la corporación municipal de Villafranca SIN EXCEPCIÓN.

-Porque la moción de UPN respecto a la bandera es un texto retorcido a más no poder, sin sentido, ya que comienza diciendo que todos somos navarros y queremos nuestra bandera, que ningún navarro reniega de ella, para luego pedir el apoyo a la misma. ¿Que más apoyo que decir que es nuestra y que nos identificamos con ella.

Se trata, una vez más de una moción tramposa, de jugador ventajista, según la cual oponerse a ella es rechazar los símbolos de Navarra. Una nueva muestra de manipulación, y van... Pero ya nos vamos acostumbrando.

-Porque la derogación de la Ley de Símbolos que ha servido de pretexto a la derecha no impone nada. Sólo pretende acabar con la inseguridad jurídica de aquellas corporaciones que, democráticamente y con respaldo de su ciudadanía, decidan colocar la ikurriña, bandera de otra comunidad, en efecto, pero, sobre todo, símbolo de una manera diferente de entender Navarra, más amplia y completa.

-Porque no debemos olvidar que, en los últimos años del franquismo y los comienzos de la transición, todos los partidos progresistas se abrazaron a la ikurriña e incluso concurrieron con ella a elecciones hasta que, por interés político, decidieron promulgar la ley ahora derogada con el fin de prohibirla.

Se trata, pues, de una ley pensada, no para mejorar las condiciones de vida o laborales de la población, sino una ley en beneficio de sus impulsores. No se pierde nada con su derogación.

-Como ya se ha dicho esta derogación no impone nada, ni la ikurriña ni ninguna otra bandera. Permitir no es imponer.

Tampoco divide a los navarros, como se ha querido transmitir. Lo que de verdad divide a cualquier sociedad son las alarmas creadas con las mentiras y manipulaciones protagonizadas por UPN (y otros) buscando su propio beneficio en posteriores comicios.

-Porque no podemos ni queremos aceptar los calificativos de “ buenos” y “malos” navarros, “navarros de pro” y “los de siempre” o “vecinos de paz” y “los violentos”. Somos tan navarros unos ciudadanos como otros. Rivales políticos, sí. Con otra concepción ideológica y sentimental de nuestra comunidad, también. Pero con el mismo derecho a expresarlo y trabajar democráticamente por ello.

-Porque no queremos secundar las malas artes de quienes no toleran haberse vistos desalojados de los órganos de poder, como si este les correspondiera por algún tipo de derecho natural o divino, y recurren a todo tipo de artimañas para atacar a los actuales gobernantes o, ¿quién sabe?, para ocultar sus propias miserias.

-Porque amamos a Navarra como los demás, sin necesidad de envolvernos en la bandera para arrojársela a los rivales políticos. Porque queremos una Navarra sin mutilaciones, donde todas las opciones, donde toda nuestra rica variedad lingüística, social, cultural e ideológica tenga cabida en buena armonía.

-Porque usan la bandera como cortina de humo para tapar irregularidades o mala gestión en casos como Ultzama, Autovías que nunca se acaban de pagar, Galipienzo , Navarra Arena y tantos otros asuntos de los que no les interesa que se hable.

Nosotros consideramos que ese es un uso muy poco noble de los símbolos. ¿No tienen otro modo de ocultarlos?

-Y finalmente, porque la Historia está ahí y nos da la razón: Porque la Ikurriña ya estuvo sin problemas compartiendo espacio en el balcón de nuestro Ayuntamiento, sin damnificados ni consecuencias irreparables de ningún tipo.

Viva Navarra /Gora Nafarroa

Agrupación Independiente de Izquierdas de Villafranca.

Comentarios