Javier Esparza firmó la última obra de OHL en Navarra








La investigación en la Operación Lezo sobre OHL, empresa constructora con origen parcialmente navarro, ha permitido recordar el paso de dicha firma por los concursos de adjudicación de obra pública en Navarra. Una trayectoria que incluye bajas de precio del 25%, concesiones a 30 años y una última adjudicación, en septiembre de 2015, que fue una de las últimas operaciones firmadas por el Consejo de Administración de Canal de Navarra, S.A. (CANASA), que permanecía “en funciones” tras las elecciones forales.

Y es que fue en septiembre de 2015 cuando se firmó la concesión del ramal entre Artajona y Lerín, que recayó en la UTE formada por OHL, la catalana Aquambiente Servicios para el Sector del Agua y la navarra Asfaltos de Biurrun. 21,3 kilómetros de ramal por los que la UTE recibiría más de 22 millones de euros.

Un consejo de Administración aún sin renovar
Aquella concesión fue decidida por Canasa, el ente cuyo consejo de Administración está compuesto a partes iguales por el Ministerio español de Medio Ambiente y el Gobierno de Navarra. Tanto entonces como ahora, se trata de cuatro representantes de cada parte. Cuando se aprobó dicha concesión, y aunque Uxue Barkos ya había tomado posesión de su cargo como presidenta, los representantes del Gobierno Foral aún no habían sido renovados, por lo que fueron exaltos cargos de UPN quienes dieron el OK a aquella obra.

En concreto, se trató de Javier Esparza, ya exconsejero de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, y Lourdes Goicoechea, exconsejera de Hacienda y exvicepresidenta del Gobierno. También figuraban Miguel Ángel Horta Sicilia, subdirector de la sociedad pública Riegos de Navarra; e Ildefonso Sebastián Labayen, que ha ocupado diferentes altos cargos del Gobierno con UPN, entre ellos el de Director General de Presidencia con Miguel Sanz y asesor jurídico del mismo.

Desde tiempos de Miguel Sanz
Labayen, que en 2006 apareció en el reportaje de Interviú titulado “Derramas en canal”, es hoy jefe de Sección de Asuntos Penales dentro del Servicio de Asesoría Jurídica del Gobierno de Navarra. Miguel Horta falleció el pasado mes de octubre de 2016.

Así, una CANASA aún “heredada” de la época anterior fue la que concedió la obra a la UTE en la que estaba incluida OHL. La renovación de cargos dentro de CANASA por parte del ejecutivo foral no se produjo hasta dos meses después, el 10 de noviembre de 2015. Esparza y Goicoechea fueron sustituidos por Ana Elizalde y Manu Ayerdi, respectivamente; también entraron Ignacio Gil Jordán, como Director General de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, y Martín Orradre, secretario técnico del Departamento de Desarrollo económico.

OHL se llevó también “la mayor inversión en obra pública”
En la concesión del ramal Artajona-Lerín destacaron los criterios económicos: la UTE construiría el ramal por 22,5 millones de euros, un 42,1% menos de la licitación inicial, fijada en 38,9 millones -sin IVA-. Aquellos criterios habían permitido, en marzo de 2014, que OHL y su UTE se hubieran llevado la construcción, explotación y gestión de la ampliación de la primera fase del Canal de Navarra.

Pero dichos criterios económicos inclinaron la balanza hacia la constructora ahora investigada solo en “segunda instancia”. Y es que OHL propuso una baja del precio inicial de la obra hasta una cuarta parte. Ese 25% de descenso en el precio le hizo superar a Acciona en un concurso en el que la oferta económica pesaba un 70%, frente al 30% de criterios técnicos.

Dicha obra de ampliación de la primera fase del Canal de Navarra era, con un presupuesto de 147,5 millones de euros, la mayor inversión en obra pública realizada en Navarra en los últimos años. Aquella obra, sin embargo, tenía un canon anual, a pagar a OHL y su UTE por parte de la administración foral. La propia OHL establecía en su web que el canon anual medio sería de 8,53 millones de euros. Ello, multiplicado por 30 años de concesión, da la suma de 255 millones de euros. Muy por encima de los 147,5 millones oficialmente anunciados.

Vía: Orain

Comentarios