Internet ¿una amenaza para nuestros idiomas?











Desde que empezamos a comunicarnos usando el internet, el ciberespacio muestra varias caras, entre ellas, la amenaza de extinción de idiomas en todo el planeta. Cuánto más simplificamos nuestro lenguaje para expresarnos en el mundo virtual, menos posibilidades de que idiomas como el aymara, quechua y guaraní, perduren en nuestras culturas.

De acuerdo a un estudio de Andrés Kornai, matemático y linguista húngaro, la globalización de la comunicación pone en evidencia que menos del 5% de los 7 mil idiomas hablados en el mundo, son usados en el Internet. Eso podría suponer que la red estaría motivando la desaparición del otro 95%.

El dato es revelador y al parecer contradictorio ya que la era digital exhibía como virtud la explosión de la diferencia y la diversidad. Por lo que se ve y se lee en la red, así es, pero ya en la profundidad del fenómeno sociocultural surgen estas amenazas que ponen en riesgo un elemento fundamental de subsistencia de las culturas: el idioma, que es un portador de cosmovisiones.

Konrad y otros investigadores llaman la atención a esta amenaza porque en el transcurso de este siglo podrían desaparecer 4500 idiomas y sólo 200 permanecerían en el uso cotidiano de Facebook, twiter, whasapp y otras redes sociales.

Dicha proyección parte del análisis de 43 millones de artículos publicados por Wikipedia, el portal de mayor consulta en el mundo virtual. En esa cantidad de textos se usaron apenas 295 idiomas. Siendo que esa plataforma admite cualquier idioma, se advierte que los usuarios no lo hicieron.

La transición a una especie de “monolingüismo” en la red, según la región, pone al descubierto el advenimiento de un nuevo fenómeno colonizante a través del idioma. Los estudiosos señalan que la nueva dominación en las redes estaría “escrita” en inglés, chino mandarín, francés, español y portugués.

Si bien la necesidad de comunicarse aumentará la presencia de estos idiomas en la red, también habrá que profundizar la ejecución de políticas públicas en materia educativa y cultural. Tanto Estados como ciudadanía son responsables de la supervivencia de los idiomas. Tanto más si éstos dependen de su uso, no sólo por la significación descolonizadora, sino por la transmisión de visiones del mundo, valores, usos y costumbres.

Claudia Espinoza, Rebelión

Comentarios