Mi Tierra





Mi tierra donde no hay grandes iniciativas de cambio, donde los taurinos y esa cultura del toro parezca ser el único sentido de la vida. Donde gritar no es algo extraño u ofensivo, sino que se hace para que se te escuche entre los gritos de los demás. Donde nada es como antes pero hay tanto del pasado que aún es presente.


Mi tierra donde el euskera es amado o rechazado, donde algunos creen saber cuál es el bien para Navarra, ignorando cientos de múltiples realidades nuevas. Ignorando que ahora somos parte del mundo entero.


Mi tierra donde el hiyab (velo musulmán) es cada vez más presente, en una cotidianidad que agrada, donde si tu corazón esta abierto y sin miedo sigues compartiendo y dando cosas al vecino sin importar su procedencia.


Mi tierra donde la gente se va de pesca en vez de tirar p’al monte y si algún monte se quiere ese es el Moncayo. Es la tierra donde conoces a la gente por su mote pero te olvidas de su nombre. En el verano se recogen bien de peras y manzanas, calabacines y tomates y en otoño la oliva y la uva.


Donde yo vivo no hay problema si te olvidaste la cartera o no puedes pagar mañana. Tranquilo, ya pagaras mañana o poco a poco, como puedas. Un mundo pequeño donde todos saben de todos, pero en realidad nadie sabe nada. Se crean nubes y rumores que parecieran ser verdades y puede que se diga que si el río suena agua lleva, pero seguro que no tanta como parece o no la lleva donde el rumor lo cree. Pues solo son eso, humo de palabras que nutren los hablares de quienes viven en esta tierra.


Tan curiosa tan hermosa, es ella la que todo me lo ha enseñado, la belleza de la llanura y su impresionante horizonte. Las fiestas de los pueblos a las que no irás si el pueblo donde son, es más pequeño que el tuyo o simplemente son del pueblo vecino, con el que la enemistad está jurada antes siquiera de pisarlo. Pero detrás de ella miles de amistades y relaciones reales. En mi tierra el fútbol como deporte estrella, pero me gusta el sol del juego de pachangueo con los amigos.


Hay tanta gente de procedencia latina y todos con su dura historia y hermosa a la vez, pero de esas historias en mi tierra no se habla. Niños españoles que son llamados marroquís, pues han nacido en mi tierra y de mi tierra son, pero a algunos les da miedo darse cuenta que ese niño es tan español como ellos.


Es esta la tierra donde vivo, en ella el euskera no se habla pero todos los veranos se escucha. Algunos dicen que mi tierra es parte de España, otros de Euskalherria, curioso es para mi saber que los dos tengan razón y ninguno la tenga, pues mi tierra no es de nadie, solo de las gentes que la habitan, y luego ellos tienen identidades diferentes.


Aquí en mi tierra ha habido mucho sufrimiento y pobreza que solo los mas mayores te podrán contar. La caza es costumbre de algunos, no porque lo necesiten, sino porque les gusta matar. Se divierten con ello. Qué curiosa es mi tierra. En ella hay una tradición enormemente arraigada, y es quejarse por todo pero no hacer nada, pero bueno solo son eso, costumbres de mi tierra. No te asustes si te critican por lo que haces. Son costumbres de mi tierra.


Es muy posibles que oigas cánticos flamencos alguna noche que otra y es que en mi tierra también hay gitanos y con ellos su cultura y sus costumbres. No te asustes si te piden algo, solo ponen a prueba la generosidad de los payos. En ella también hay comercios chinos con una gran cordialidad al atenderte, aunque no siempre se dé la mejor comunicación posible.


Las cuadrillas en mi tierra son como una segunda familia que de algún modo eliges y te guste o no, te vayas a Filipinas, a la Antártida o a México, tú seguirás siendo de esa segunda familia. Hay gente de tantas culturas, de tantos lugares: del mismo pueblo o de otro cercano, de Marruecos, de Argelia, de China, de la República Dominicana, de Ecuador, de Colombia, de Galicia, de Cataluña, de Senegal, de Argentina, de Guipúzcoa, etc.


Maravillosa tierra en la que me ha tocado vivir, antes casi que la despreciaba, no me gustaba como era, ahora me gusta tal y como es, no porque me parezca mejor ni peor que antes, sino porque cuando se ama algo, o se ama tal y como es o no se ama. Pues si hay algo que quieres pero quitas lo que no te gusta, eso no es querer, eso es escoger.


Gracias a mi tierra.



SERGIO VALLEJO, INTEGRANTE DE LA ASAMBLEA MUNICIPAL DE IZQUIERDAS - CORELLA DECIDE- ERABAKI

Comentarios