El Palacio de los Goñi de Corella, vallado por riesgo de derrumbe






De no aplicarse solución, el Palacio de los Goñi de Corella correrá la misma suerte que los otros cuatro inmuebles del emblemático y rico barroco corellano que se han venido abajo en los últimos diez años. En este caso, el Ayuntamiento se ha visto obligado a proteger el perímetro del edificio palaciego “ante el riesgo de desprendimiento” del andamio colocado sobre una plataforma en 2008. Como explican, la decisión “ha sido tomada después del último informe emitido por los servicios técnicos municipales que concluye que la propiedad no ha realizado ninguna de las actuaciones sobre el edificio, ni siquiera las mínimas de mantenimiento -inciden- que desde el año 2015 por parte del Ayuntamiento y de los servicios técnicos de Príncipe de Viana le han requerido”. Esta inacción, también como recoge el informe técnico, “pone de manifiesto una situación de inseguridad para los usuarios de la vía pública” por lo que en el plazo de diez días se procederá a la retirada de la terraza del bar ubicada bajo el andamiaje, se procederá al vallado y se prohibirá cualquier uso del edificio en tanto no queden certificados su estabilidad estructural y la seguridad del tránsito bajo el andamiaje.

PARALIZACIÓN La actual y crítica situación del Palacio de los Goñi, que data de 1711 y está situado en parte de la calle Mayor de Corella, fue constatada en junio del año pasado por los servicios técnicos municipales al advertir que, tras siete años de la concesión de la licencia de obras, la rehabilitación del edificio estaba paralizada.

Alertados por la situación de riesgo del inmueble, dada su ubicación en una de las esquinas más emblemáticas del casco antiguo, se requirió al promotor a hacer una revisión general y se le recordó la obligación de mantener las condiciones de seguridad, salubridad y ornato de la edificación. Tras otra llamada de atención en agosto de 2015, el Ayuntamiento se reunió con los propietarios y pidió un informe a Príncipe de Viana, que en octubre certificó todos los problemas ya detectados. Desde entonces, y tras varios requerimientos, no se ha avanzado nada.

PÉRDIDA PATRIMONIAL La encrucijada ante la situación del Palacio de los Goñi se une a la triste lista de pérdida patrimonial barroca corellana en la última década. De la lista se han borrado casas blasonadas como las de los Aguado, los Octavio, los Díez de Artazcoz o el Palacio de los Toledo, víctimas todas ellas del abandono.

Actualmente, el PEPRI de Corella tiene catalogados una docena de edificios como de protección de Grado 2, y otra decena más como de Grado 1. Para recibir ayudas de la Administración pública, estos últimos, que ostentan la mayor categoría de protección, deben conservarse de forma íntegra, sin modificaciones ni alteraciones en las fachadas ni en la distribución interna.

PROTEGIDOS.

10 Inmuebles de Corella están catalogados con Grado 1 de protección, el máximo otorgado por la Administración. Otros 12 ostentan el Grado 2. La mayoría, incluidas iglesias, pertenecen a la época barroca.

Vía: Noticias

Comentarios