El árbitro ahoga al Cirbonero en la orilla





En una tarde pasada por agua el Atlético Cirbonero ha rozado su tercera gesta tirando de heroica y ha tocado con los dedos la cuarta eliminatoria de la Copa del Rey. Pero el sueño se esfumó en el último minuto de la segunda parte de la prórroga, final cruel e inmerecido para un humilde conjunto que ha compensado la diferencia de categoría con sus rivales con brega, orden defensivo e intensidad en el centro del campo.

El primer tiempo estuvo dominado por el conjunto local, aupado por una parroquia que llenó el estadio de San Juan. El conjunto cirbonero creó mucho peligro en jugadas a balón parado, frustrándose por la permisividad del colegiado Rezola Etxeberria ante las faltas del Guijuelo. En el segundo tiempo, con el centrocampismo y el aguacero desdibujaron el encuentro, Lo más destacado tras el descanso lo protagonizó el delantero local David, que detuvo el tiempo en el minuto 74 al escaparse veloz encarando solo la portería rival, pero su remate lo sacó con la pierna con acierto el portero salmantino.

Las tablas llevaron el encuentro a la prórroga, otra vez. Y en el tiempo extra el Cirbonero rozó el milagro adelantádose en el minuto dos del segundo tiempo del tiempo extra gracias al ímpetu de David, que aprovechó un fallo garrafal del guardameta visitante. Pero apenas cinco minutos duró el sueño ya que un cabezazo en posición más que dudosa de los salmantinos niveló el encuentro. A partir de ahí, con un constante olor a tanda de penalties, el Cirbonero mereció más y el árbitro volvió a erigirse como protagonista con varias desafortunadas decisiones, todas ellas en favor de los "jamoneros".

Cuando el partido moría, un remate en propia puerta lo salvó el meta local, el Guijuelo remachó en área pequeña un remate que conlleva un resultado que no refleja lo que se vio en el terreno de juego. La entregada afición local premió a sus jugadores con cánticos por la proeza realizada, pero el milagro podría haber sido mayor si el árbitro no se hubiese dedicado a ahogar al conjunto navarro en la orilla.


Comentarios