Acto de homenaje por el treinta aniversario de Navarra 1936: de la esperanza al terror





Medio millar de personas se reunieron ayer en el Centro Cultural Tafalla Kulturgunea para conmemorar el 30º aniversario de Navarra 1936. De la esperanza al terror, un libro que con su publicación en 1986 marcó un antes y un después en la recuperación de la memoria histórica de la Comunidad Foral, al ser el primero que cifró en casi 3.000 (ahora se ha elevado hasta 3.500) el número de fusilados tras el golpe militar de 1936.

Organizado por Altaffaylla, la coordinadora de pueblos Amapola del Camino y Euskal Memoria, el acto estuvo marcado por los homenajes tanto a los fusilados, apresados, exiliados y represaliados en general como a sus familias. En este sentido, se recordó de manera especial a los 64 asesinados (el 21 de octubre se cumplirán ocho décadas de aquel suceso)) en la tejería de Monreal, en la conocida como saca de la cárcel de Tafalla, lugar en el que próximamente se construirá un conjunto monumental con el apoyo del Gobierno de Navarra.

En la misma línea, el Ayuntamiento de Tafalla (con su alcalde Arturo Goldaracena a la cabeza) y el Ejecutivo foral (representado en este caso por Ana Ollo, consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales) reconocieron a seis mujeres, en concreto, a Josefina Lamberto, hermana de Maravillas Lamberto (Larraga); Pilar y Maribel López, hijas de Santiago López (Tafalla); Josefina Campos, presidenta de Mujeres con Memoria (Peralta); Olimpia Plaza, hija de Valentín Plaza, alcalde de Castejón; y Mirentxu Agirre, hija de Fortunatu Agirre, alcalde de Estella.

Cabe destacar, también , la intervención de Santi Santaquiteria, de Amapola del Camino, quien alabó la publicación de una obra que se ha convertido en “libro de cabecera de todo el colectivo memorialista de Navarra” o del anarquista Lucio Urtubia, quien dedicó la canción “de lucha y esperanza” Gerezi garaia-Tiempo de cerezas a los presentes. Además, participó en el evento el antropólogo forense Francisco Etxeberria, presidente a su vez de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, quien instó a las instituciones a implicarse en el recuerdo a las víctimas y sus familiares. El historiador Emilio Majuelo, colaborador del libro y director del proyecto Fondo Documental de la Memoria Histórica de la Represión en Navarra durante la Guerra Civil y el Franquismo (1936-1975), animó a la juventud a utilizar la metodología que hace tres décadas dio como fruto el libro Navarra 1936. De la esperanza al terrorpara seguir investigando la dictadura y el postfranquismo.

Antes de ser homenajeado, por sorpresa, junto a Juan Carlos Berrio y Mari Jose Ruiz, también miembros de Altaffaylla, el editor Jose Mari Esparza subrayó la importancia de perpetuar los ideales por los que fueron asesinados los más de tres mil navarros.

CANTOR DE LA MEMORIA Por último, la organización aprovechó el acto de ayer para reconocer al cantautor Fermín Balentzia, quien recibió una caricatura del dibujante Martintxo Alzueta en la que aparece junto a Maravillas Lamberto y la pastora de Ibardin (personas a quienes ha dedicado sendas composiciones). El artista Juan Gorriti también tuvo un detalle con él, así como varios cantantes de la talla de El Drogas o La Chula Potra. Además, antes de que el cantautor interpretase junto a Agurtzane Berrio el tema Maravillas, Filipe Bidart y Grazi Etchebehere le dedicaron una melodía.

Por último, cabe destacar la presencia de la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, y la participación del grupo local Los Lucians, la jotera Soraia López (de Larraga) o los dantzaris y txistularis de Tafalla.

Vía: Noticias de Navarra

Comentarios