Explosión de gas en Tudela






La Policía Foral ha localizado a salvo a la madre y al hijo que habían sido dados por desaparecidos tras la explosión y posterior incendio de la vivienda en la que residían, en Tudela (Navarra), en la que se han encontrado restos humanos que podrían pertenecer al padre.

Fuentes del cuerpo autonómico han confirmado a Efe la localización de ambos, que se encontraban de vacaciones fuera de Navarra, y han señalado que, de momento, se sospecha que en el siniestro ha podido fallecer el padre, aunque no tienen todavía la confirmación.

Al respecto ha señalado que se han encontrado restos humanos entre los escombros pero que no se sabe si en el interior de la casa se encontraba el padre o si había más gente.

Este matrimonio joven y su hijo eran los inquilinos de la vivienda siniestrada, ubicada en la primera planta del número 24 bis de la calle Fuente Canónigos.




La Policía Foral investiga las causas del siniestro, cuya fuerte onda expansiva ha causado daños importantes en los tres pisos de planta y ha provocado heridas leves a una vecina que ha sido trasladada al Hospital Reina Sofía de Tudela.

El inmueble ha sido desalojado, ya que la explosión ha derribado la fachada, que ha caído a la calle y ha afectado a cinco vehículos, uno de los cuales ha ardido.

Además, ha sufrido daños un comercio situado en las proximidades del inmueble, según las fuentes.

La sala de gestión de emergencias de SOS Navarra ha movilizado a los bomberos de los parques de Tudela y Peralta, así como una ambulancia convencional y otra medicalizada.

La Policía Municipal de Tudela colabora en las labores de evacuación y vigilancia, ordenando la circulación de personas y vehículos en la zona.



Comentarios