La Policía Foral disuelve una quedada de docientos coches tuneados en Tudela





Agentes de la Policía Foral adscritos a la comisaría de Tudela, con la colaboración de la Policía Municipal, impidieron este viernes una concentración ilegal de vehículos que se habían citado mediante redes sociales para realizar carreras en viales cercanos al polígono industrial Las Labradas.

En el momento de la intervención se encontraban en la zona cerca de 200 vehículos, llegados desde Logroño, Zaragoza, Bilbao o Pamplona, y un centenar de espectadores, ha informado la Policía Foral en un comunicado.

Los hechos se sucedieron a las 23.00 horas y las patrullas habían establecido un dispositivo de vigilancia con vehículos camuflados, a la espera de observar la evolución del evento. Seguidamente, comprobaron que algunos de los vehículos comenzaban a dar fuertes acelerones, haciendo rugir los motores, y a realizar pequeñas carreras más organizadas que finalizaban con derrapajes y trompos, mientras que unos 100 jóvenes apostados en la vía vitoreaban las acciones.

Ante el peligro de las maniobras tanto para conductores como público "a pie de pista", dos patrullas decidieron intervenir en la zona haciendo uso de sus destellantes y prioritarios, mientras que otros agentes controlaban las salidas a la NA160 para identificar y denunciar a quienes habían realizado las carreras.

Finalmente, fueron localizados y denunciados dos conductores por infracción al artículo 55 del Reglamento General de Circulación (entablar una competición de velocidad en la vía pública o de uso público sin estar debidamente acotada la misma por la autoridad competente).

Asimismo se realizaron 23 pruebas de alcoholemia y cuatro de drogas a una treintena de conductores, todas ellas negativas. Uno de los vehículos sancionados perdió el control en una de sus maniobras y sufrió un fuerte golpe tras chocar contra una farola, por lo que también las patrullas debieron instruir diligencias a prevención por daños a la vía. El conductor, un joven de 22 años de Murchante, resultó ileso.

El segundo denunciado por carreras ilegales, y que trató de huir por una zona que no tenía salida, fue un vecino de Mallén (Zaragoza) de 23 años.

En el dispositivo intervinieron patrullas de Tráfico y Seguridad Vial, Prevención y Atención Ciudadana y una de la Policía Municipal de Tudela.

Desde la Policía Foral han recordado que participar en carreras ilegales puede constituir una infracción "muy grave" que puede llevar aparejada, además de una sanción de 500 euros, la retirada del carné durante tres meses. Si la conducta fuera unida a consumo de alcohol o drogas podría constituir un ilícito penal.

Vía: Noticias de Navarra

Comentarios