Amar la tierra, liberar La Bardena







El ser humano en muchas muchas partes de la Tierra, lo que otros pueblos llaman Pachamama y aquí llamaríamos Ama Lurra (Madre Tierra), han olvidado y me incluyo en ese olvido, mucha de la sabiduría ancestral que ha existido y existe en cada una de las culturas  que habitan este mundo.
Esta sabiduría ancestral compartida coincide a pesar de las diferencias culturales en un fundamento principal. Este fundamento es aquel que dice que:

SOMOS PARTE DE LA TIERRA Y LA TIERRA NI ES NUESTRA NI ES DE NADIE, POR LO TANTO NO ES APROPIABLE.

¿Cómo hemos podido llegar a pensar que la raíz de la vida puede comprarse, venderse, explotarse, usurparse, o lo que el ser humano en su orgullo y ceguera pretenda hacer? La Tierra no es ni será de nadie, nosotros somos parte de ella y como tal debemos obrar lo mejor posible ante este hecho, aun a pesar de las contradicciones cotidianas.

Así yo me pregunto ¿con que derecho, los pueblos congozantes de la Bardena, se creen que deben ser remunerados por permitir y ser cómplices de la destrucción de la tierra de la que son parte? Como es posible si quiera pensar racional y justo, recibir dinero por permitir destrozar, maltratar, arrasar un territorio que ni si quiera es tuyo.

La Bardena ni se puede comprar ni se pude vender, pues si la vendes es a ti mismo como sociedad, como cultura a quien estas vendiendo, por no decir que tu dignidad como pueblo queda poca menos que cuestionada. No hay razón que justifique la barbarie que se está permitiendo. En la Ribera de Navarra y Aragón, han arrasado y arrasan con la Bardena.

Pero al igual que aquí destruyen un territorio no habitado por seres humanos y si por otras criaturas, en otros lugares los mismos proyectiles que son lanzados dinamitando el  territorio de la Bardena, allí arrebatan vidas, destruyen ciudades, edificios, familias, culturas y poblados enteros. Hacen lo que sea necesario para conseguir que los objetivos de la OTAN se vean cumplidos.
Esto ya no es solo una cuestión política, sino que es una realidad que toca a la puerta de cada uno y cada una de nosotras como parte de este territorio y de la Tierra. En algunos lugares revientan montañas y nos espantamos, deforestan bosques y nos horroriza, arrasan con la biodiversidad del océano y nos espanta. Pero aquí y ahora destruyen, arruinan toda vida de la Bardena (la que es nuestra hermana) y ni nos inmutamos.

Lo que llamamos naturaleza no tiene partes mejores, peores ni nada de eso, cada lugar cada espacio es y está donde y como le corresponde estar. El desierto o semidesierto de la Bardena está tan vivo y es tan digno de respeto como lo son la selva amazónica, la montaña del Himalaya o los bosques del pirineo Navarro.

Que cada pueblo, colectivo o partido político, asuma su responsabilidad dentro de la corresponsabilidad, tanto individual como colectiva respecto al mal-trato y abuso que hoy sufre un espacio que tanto apreciamos y es parte de nosotros. Y no solo eso, sino que actué en consecuencia.
Esto que está ocurriendo a día de hoy, ocurre no solo porque se permite, sino que se colabora y no solo se colabora sino que por colaborar algunos se lucran, siguiendo no se qué principio, si es que a caso existe algún principio en esa actitud, ciega y cínica de considerarte si quiera digno de recibir dinero manchado con el sufrimiento de esta tierra y de tantos pueblos alrededor del mundo.

SOMOS PARTE DE LA TIERRA Y COMO PARTE DE ELLA QUEREMOS QUE SE NOS RESPETE, POR TANTO TAMBIÉN LA TIERRA MERCE RESPETO Y UN TRATO DIGNO, PUES ELLA ES NUESTRA MADRE Y LA BARDENA NUESTRA HERMANA.
POR QUE AMAMOS LA TIERRA, Y LAS BARDENAS
MILITARES KAMPORA,LA BARDENA LA QUEREMOS LIBRE YA¡¡¡¡

Sergio Vallejo 

Comentarios