Las 10 claves del último sprint electoral en Navarra





Las diversas formaciones políticas en Navarra afrontan el último sprint electoral de cara a la triple cita del 26-M. Así lo están viviendo a nivel interno: 

BLOQUE CONSERVADOR

1- UPN

En los regionalistas se aviva el desasosiego por las grietas internas que han provocado las encuestas, que les imposibilitarían volver al poder. No ha ayudado a mejorar el clima en UPN la decisión de Esparza de fichar a Burguete, incorporación externa con la que evidencia que el presidente regionalista no cree en sus cuadros medios y con la que admite implícitamente que UPN necesita regenerar su discurso con los mimbres del CDN. La cama de Alli a Esparza, tal y como avanza Moncloa.com, podría haber comenzado.

2- PPN

Ana Beltrán ha mostrado su enfado en público por el rechazo de UPN a la oferta de acudir juntos a las autonómicas. En las filas populares se han apresurado a desmentir que vayan a desaparecer en el Parlamento, tal y como pronostican varias encuestas, y desde su departamento de comunicación disparan desmentidos.

3- Ciudadanos

Otro ex del CDN, Carlos Pérez-Nievas, ha asumido un perfil bajo para evitar cabalgar entre sus contradicciones entre el navarrismo y el centralismo. En las filas naranjas todavía no ha cicatrizado el tortazo de 2015, posibilitado por una gran labor de El Confidencial Digital, y pretenden irrumpir en el Parlamento gracias al efecto del rechazo al procés.

4- VOX

El partido de Santi Abascal sueña con el 3% en Navarra. Hoy en día está en manos de una gestora y siguen a la espera de Madrid tras el patinazo de 2015, cuando obtuvieron unos resultados testimoniales pese a la fusión con el extinto Derecha Navarra y Española, escisión identitaria de UPN.

5- PSN

El PSN quiere mostrar su cara más progresista gracias al triángulo Pedro Sánchez-Santos Cerdán-María Chivite, incapaces de hacer olvidar la colección de traiciones de los socialistas al bloque progresista. El PSN no ha dado una sola muestra de tener la intención de evitar que UPN alcance el poder y los navarros se han hartado de las triquiñuelas de Ferraz para que Navarra sea gobernada por la derecha.

BLOQUE PROGRESISTA

1- Geroa Bai

Resulta curioso tildar a esta coalición liderada por el PNV de progresista, pero es evidente que Uxue Barkos y compañía han hecho más por la izquierda en tres años que los socialistas en treinta. Geroa Bai ha logrado arrebatarle el eje central político a UPN y el buen funcionamiento de la economía navarra y la falta de escándalos internos podrían rematar un crecimiento para esta formación.

2- EH Bildu

La coalición abertzale tiene una parroquia muy fiel y el efecto Bakartzo Ruiz podría darle un añadido en las urnas. En EH Bildu hay cierto temor por una operación con la que les pueden hacer la cama: el posible pacto entre PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E.

3- Izquierda-Ezkerra

En la coalición integrada por Izquierda Unida y Batzarre hay cierto optimismo porque todas las encuestas les dan un crecimiento. Es evidente que había sectores que querían un pacto con Podemos, en pleno terremoto interno de los morados. Pero no a cualquier precio. Y es que hay sumas que restan.

4- Podemos

Los morados no quieren que las grietas internas les desgasten demasiado. Pero es evidente que los efectos del 15-M quedaron atrás. Habrá que apelar a la remontada para salvar los muebles de la mano de Mikel Buil, con mejor cartel que Ainhoa Aznárez.

5- Orain Bai

Esta escisión de los morados sigue guerreando y complicando el último tramo del cambio en Navarra. La noticia positiva es que a parlamentarios como Carlos Couso se les han visto las costuras, ya que su discurso izquierdista no puede evitar su intención de fragmentar el bloque de 2015. Su torpe intentona de acudir a las elecciones con el dinero de la cuenta de Podemos acabará en tortazo, pero la ambiciosa Laura Pérez podría dañar al resto de las cuatro fuerzas, en involuntaria parodia de lo que consiguió Ciudadanos en 2015.











Comentarios