Lo que esconden algunos sobre el Cuartel de la Guardia Civil de Fitero










Hace dos años que la Asociación Unificada de Guardias Civiles emitió un comunicado denunciando el amiguismo y el despilfarro del Ministerio del Interior con motivo de la inauguración de un cuartel de la GC de más de 2 millones de euros en nuestro.pueblo. En el comunicado acusaban a Jorge Fernández Díaz y a la cúpula de la GC, entre otras cosas, de gestionar “no para incrementar la seguridad y servicio que ha de prestarse a los ciudadanos, sino para engordar su vanidad y sus estómagos”, argumentando que el cuartel no era necesario y recordando la precariedad en la que viven y trabajan muchos de los agentes de ese cuerpo.

Al igual que su predecesor, el actual alcalde de Fitero, Raimundo Aguirre, ignora todo lo anterior (a la GC se le defiende solo cuando interesa) y repite a pies juntillas los mantras que su formación UPN siempre usa con éxito para desviar la atención de su pésima gestión. Hace dos años el entonces alcalde de Fitero y ahora senador por UPN, Pachi Yanguas, al acusarme de ser una marioneta de EHBildu y de ir en contra de la GC ya consiguió que nuestra solicitud de revisión de distintos acuerdos urbanísticos, que permitían la construcción del cuartel, se etiquetase como un ataque frontal al pueblo y que hasta una vecina, con la que siempre había tenido relaciones cordiales, me acusase encendida de buscar el “tiro en la nuca” delante de la actual presidenta de Navarra, Uxue Barkos, después de la charla que esta dio en Fitero para explicar su posición y acciones, como diputada en Madrid, en relación a la construcción de este cuartel.

Detrás de esa eterna y efectiva cortina de humo, escondieron entonces lo que la Asociación Unificada de Guardias Civiles y Uxue Barkos denunciaban, que el cuartel no era necesario, que era un despilfarro y que se hacía por amiguismo y para figurar, y su supuesta defensa del pueblo fue la excusa perfecta para echar mano de las arcas públicas y defenderse ellos de las posibles ilegalidades urbanísticas que habían cometido para permitir la rápida construcción del cuartel, y que un grupo de vecinos habíamos denunciado al considerar que se actuaba en detrimento del patrimonio de nuestro pueblo.

Después de dos años recorriendo tribunales retrasando lo irremediable, una sentencia firme ha obligado al grupo de gobierno de UPN a revisar uno de los acuerdos que permitieron la construcción de ese cuartel porque los jueces ven fundamento en lo que dicen los vecinos. Por eso vuelven a la carga y Raimundo Aguirre, encendiendo la fogata, declaró en el pleno extraordinario de febrero y repitió en el ordinario de marzo, que “esto es un ataque a la Guardia Civil, que no le haga flaco favor a EH Bildu que ha pedido que la GC se vaya de Navarra”, en definitiva, que ellos son buenos buenísimos y nosotros malos malísimos. La cortina de humo vuelve a levantarse para esconder sus vergüenzas.

¿Qué esconden esta vez estos fiteranos de pro, estos defensores de los verdaderos intereses de Fitero?:

- Que llevan gastados 21.000€ en costas judiciales y abogados para que les acaben diciendo lo que sabían desde el principio, que los vecinos tienen fundamento y que hay que hacerles caso.
- Que todavía nos podemos gastar más si no retiran el recurso que sigue en los tribunales (15 mil euros más podría resultar la broma)
- Que el año de inauguración del cuartel 2015, la residencia de ancianos, mal gestionada como se ha podido comprobar que estaba, tuvo unas pérdidas de 59.000€
- Que el año de inauguración del cuartel 2015, de los 40.000€ presupuestados para acondicionar la sala recreativa (¿tenemos una?) se gastaron sólo 5.000€ y que aparte de la inevitable escollera que costó 16.000€, y la compra de equipos informáticos por 5.500€ no se realizó ninguna otra inversión en el pueblo, a pesar de sus obvias necesidades y de que se había recibido dinero extra por la licencia de obras del cuartel.
- Que el año de inauguración del cuartel 2015, los gastos de representación subieron en un 268,41% elevándose a 32.209,01€ (6.000€ más que lo gastado en inversiones)
- Que el año de inauguración del cuartel 2015, la recaudación por multas aumentó un 352,70%.
- Que la población de Fitero ya ha bajado de los 2.000 habitantes y que de las 15 familias que prometieron que vendrían a Fitero, solo quedan 5.
- …….

Eva Calleja, concejal de AFI en Fitero

Recordemos el comunicado de la Asociación Unificada de Guardias Civiles

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, inaugurará este domingo 15 de marzo la casa cuartel de la Guardia Civil en Fitero, la localidad navarra donde reside su madre y en la que él pasa parte de sus vacaciones.
Se trata de una instalación cara (la obra ha costado dos millones de euros) e innecesaria, ante la cercanía de otros puestos de la Guardia Civil.
De hecho, aunque el pasado día 2 de marzo se empezaron a realizar servicios de protección en el acuartelamiento de Fitero, de momento solo se está protegiendo el cuartel, no realizándose hasta la fecha servicios de seguridad ciudadana. El servicio lo realizan desde el cuartel de Cintruénigo (Navarra), que se encuentra a seis kilómetros de distancia.
A la inauguración están invitados distintas autoridades, como la presidenta del Gobierno de Navarra, la delegada del Gobierno de Navarra, varios políticos de distintos partidos, generales del Ejército y Guardia Civil, etcétera. Además, si bien el acto se celebrará el 15 de marzo, el día anterior se llevará a cabo un ensayo, en el que se verán implicadas en los mismos distintas unidades de la Guardia Civil.
Nos encontramos, una vez más, ante un despilfarro por parte del Ministerio del Interior y la cúpula de la Guardia Civil, dirigido no a incrementar la seguridad y el servicio que ha de prestarse a los ciudadanos, sino a engordar su vanidad y sus estómagos.
En un momento en el que se siguen padeciendo los recortes en el Cuerpo, y en el que los guardias civiles siguen careciendo de los medios necesarios para hacer su trabajo, como chalecos antibalas para su protección, conduciendo vehículos con más de 300.000 kilómetros y padeciendo instalaciones en deplorable estado, las autoridades continúan derrochando el dinero público y el tiempo de trabajo de los agentes en desfiles, inauguraciones y otros oropeles.
Así, en lugar de velar por los derechos de los guardias civiles, a los que se mete en penales militares por mantener discusiones con sus jefes, el ministro, al más rancio estilo de tiempos pasados, se dedica a inaugurar cuarteles para su propia gloria y jactancia entre sus vecinos. Sólo faltará el NODO para que registre el glorioso momento.
Por eso, una vez más, AUGC no puede sino expresar su más firme rechazo ante estos despilfarros, que contrastan con la precariedad con la que se ven obligados a hacer su trabajo cada día los guardias civiles, lo que al final repercute en la propia seguridad ciudadana.

Comentarios